febrero 2020
Abya Yala ACIN ACISC ACIT ACONC Acuerdo Final Afrocolombianos Afrofeministas Agencia Prensa Rural ALCALDE Alexander Escobar amazonia Amenazas America Latina ANZORC Arauca Arte para la paz ASCAL-G Asesinatos ASISC ASOCATA ASTROZONACAL AUTORIDADES TRADICIONALES Bakatá Bogotá Boletín Informativo Buenaventura Caldono Caloto Campesinos Capítulo Étnico Caquetá Catatumbo Cauca Cenpaz CESAR CESE BILATERAL Chocó Coca Sagrada Cocaleros Colectivo Juvenil Tulpa Caldono COLOMBIA Comunicados CONAFRO Congreso de los Pueblos CONPAZ CONPI Consejo Comunitario Consulta Previa Córdoba Corinto COVID19 CRIC CSIVI CULTURA Cumbal Cumbre Agraria Defensa de la Madre Tierra Defensor de DDHH Delincuencia Informática Denuncias Derechos Humanos Diálogos de paz ELN Eva Golinger Eventos FARC FENSUAGRO FEU Formación FORO FOSPA Frente Amplio Fuerza Pública Genocidio Gobierno Nacional Grupo Pijao Guajira Guardia Cimarrona Guardia Indígena Huber Ballesteros Ibagué Implementación impunidad Incauca Informes Instancia Especial con Pueblos Étnicos Intancia Especial con Pueblos Etnicos Internacional Jóvenes Justicia y Paz KWESX KXAW La paz Si es Contigo Líderes Sociales Luz Mery Panche Chocue Majayura Makaguan Marcha Patriótica Marcha Patriótica Cauca Marcha por la Paz María Jesús Pinto Masacre del Nilo Medio Ambiente Medios de comunicación Meta MOEPP movilizacion Mujeres Indígenas por la Paz Muralismo Nariño NASAS Natagaima Naya Ni una menos Nilo No más Abusos Norte del Cauca ONIC Opinión Organiación Popular organización estudiantil p Paramilitarismo PARO NACIONAL PAZ Paz en Peligro PCN Pioyá Pital PNIS Política Agraria Presidente de la Republica Prisioneros Políticos Protesta Social Pueblo Embera Pueblo Inga Pueblo Korebaju Pueblo Misak Pueblo Murui Muina Pueblo Nasa Pueblo Nuevo Pueblo Pijao Pueblos Indígenas PUPSOC Putumayo Quibdó Re-victimización Reconciliación REDDHFIC Relato REMAP Renán Vega San Vicente del Caguán Sucre Territorios interculturales TOLIMA Tomàs Gisbert Tulpa TUMACO Tumburao Unai Aranzandi Unión Patriótica UNIOS Valle del Cauca Videos Vigilia Por La Paz WAUNDEKO Wayúu Zona Veredal ZRC ZVTN


El Capítulo Étnico del Acuerdo Final de paz, numeral 6.2 del Acuerdo, creó la Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos para el seguimiento de la implementación de los acuerdos - IEANPE. Dice el capítulo étnico: “La instancia tendrá las funciones de actuar como consultora, representante e interlocutora de primer orden de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final (CSIVI)”. (English Version Below)

El 15 de marzo de 2017 mediante el comunicado conjunto número 13, se formalizó ante la CSIVI la Instancia y se eligieron 8 vocerías nacionales de las organizaciones que fueron gestoras y acompañantes en la construcción del Capítulo Étnico, que hoy convergen en la Comisión Étnica para la Defensa de los Derechos Territoriales y en la Coordinación Étnica Nacional de Paz - CENPAZ.
Desde la formalización de la IEANPE, el Estado Colombiano se comprometió en la facilitación y financiación para dar cumplimiento a sus mandatos, entre ellos acompañar los procesos nacionales y territoriales en la implementación del Acuerdo y crear las condiciones para un pleno desarrollo del Acuerdo Final de Paz en los territorios indígenas y afrocolombianos más afectados por la guerra.

En el segundo semestre de 2017, a partir de la presión de las organizaciones de la IEANPE, de otras organizaciones nacionales e internacionales responsables de la implementación y del monitoreo del Acuerdo, se logró concertar en un trabajo arduo y responsable técnicamente, el Plan Marco de Implementación entre la IEANPE y el Estado colombiano. De este trabajo de la IEANPE ampliada a las perspectivas de otras instancias de los pueblos étnicos incluyendo a la Mesa Permanente de Concertación con Pueblos Indígenas y el Pueblo Rrom Gitano, concluyó en un capítulo especial del Plan Marco de Implementación con claros objetivos, metas, programas planes y proyectos para el proceso de construcción de paz derivado del Acuerdo Final en los territorios Indígenas, Negros, Palenqueros, Raizes y Rrom de Colombia.

A tres años de la firma del Acuerdo Final y de formalización de la IEANPE declaramos:

1. El Estado Colombiano en cabeza de Juan Manuel Santos y hoy de Iván Duque ha incumplido sistemáticamente con su responsabilidad en el funcionamiento pleno de la IEANPE y con los pueblos étnicos de Colombia, y no ha garantizado el cumplimiento de nuestra responsabilidad y mandatos.

2. Ante el incumplimiento del Estado colombiano con la IEANPE y con el Acuerdo Final de Paz, las organizaciones étnicas que hacemos parte de la misma, hemos asumido de forma autónoma la responsabilidad de hacer hacer cumplir los mandatos  del Capítulo Étnico y del Plan Marco de Implementación y acompañar a nivel nacional y territorialmente a los pueblos indígenas y afrocolombianos en su implementación. Sin embargo, la negativa del Estado colombiano de poner en funcionamiento del plan de trabajo presentado por la IEANPE aprobado por la CSIVI, ha limitado enormemente el proceso de implementación en los territorios étnicos, poniendo en grave peligro la existencia física y cultural de las comunidades y Pueblos, profundizando la desconfianza en el cumplimiento de lo acordado para construcción de la Paz.

3. En procesos transcendentales para el desarrollo de la construcción de paz en Colombia derivadas del Acuerdo Final como la formulación e implementación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial - PDET, o del Plan Nacional de Sustitución de Cultivos declarados Ilícitos - PNIS, que  requieren de la participación efectiva de la IEANPE, hoy vemos que el no funcionamiento de la IEANPE es un claro mensaje del Estado colombiano para no cumplir con sus responsabilidades de garantizar los derechos y la protección especial de los pueblos étnicos de Colombia, incluso como lo ha ordenado la Corte en los Autos 004, 005, 006 de 2009. Falla el Estado colombiano al no activar las iniciativas propias de los pueblos étnicos como las Guardias Cimarronas, las Guardias Indígenas y otros mecanismos de protección propias de las comunidades, claves en la protección de nuestra vida y nuestros territorios.

4. Así mismo, ha incumplido el Estado colombiano al no convocar la IEANPE a todas las sesiones de la CSIVI, y de las demás instancias del orden nacional encargadas del proceso de cumplimiento de lo acordado, lo que ha hecho imposible afirmar el capítulo transversal étnico del Acuerdo Final y su efectiva y oportuna implementación para hablar realmente de construcción de Paz.  

5. El Capítulo Étnico del Plan Marco de Implementación, documento derivado del Acuerdo Final como hoja de ruta para proceso de construcción de paz en Colombia, ha sido sistemáticamente incumplido por el Estado Colombiano, en cabeza de Juan Manuel Santos y actualmente de Iván Duque, y ha desconocido los mandatos de la IEANPE.

6. A tres años largos de haberse firmado el Acuerdo de Paz, los pueblos étnicos hemos sufrido la pérdida de varios de cientos de compañeros y en lo que va corrido del 2020 ya llevamos 26 indígenas asesinados, sin que esta tragedia obligue al estado colombiano a brindar garantías de protección que eviten el exterminio físico y cultural de nuestros pueblos.


Ante los incumplimientos reiterados que aquí denunciamos las vocerías de la IEANPE convocamos y exigimos:

1. Convocamos al sistema de Naciones Unidas en Colombia, a la MAPP-OEA, a las Embajadas y Organizaciones Internacionales encargadas de hacer seguimiento al proceso de implementación, a la Cooperación internacional que respalda financieramente la implementación del Acuerdo, REQUERIR al Estado colombiano para que cumpla con la implementación del Capítulo Étnico del Acuerdo Final y sus desarrollos, y nos acompañen en su exigibilidad.

2. Convocamos a la Procuraduría y demás órganos de control del Estado colombiano a que requiera y de ser necesario sancione a los responsables de estos incumplimientos en cabeza del gobierno nacional en la CSIVI.

3. Exigimos al Estado colombiano el cumplimiento de lo acordado con la IEANPE entre otros con la financiación del Plan de Acción para su buen funcionamiento y brinde las garantías requeridas para dar cumplimiento a los compromisos y mandatos derivados del Capítulo Étnico.

4. Convocamos de manera URGENTE se convoque a la IEANPE a una sesión especial con la CSIVI conjunta, a más tardar el 15 de marzo de 2020, para tratar lo relativo a la financiación del plan de acción para activar en plenas funciones a la IEANPE, abordar la ruta para hacer efectivo las metas, indicadores, planes y proyectos del Plan Marco de Implementación y la ruta para asesorar el desarrollo de MEC previa, elementos que deben empezar a desarrollarse para llevar a buen término la implementación del Acuerdo Final, del Capítulo Étnico y garantizar la construcción real de paz en nuestros territorios.

5. Convocamos a las comunidades, organizaciones  y autoridades tradicionales de los pueblos étnicos para que expresemos nuestra voz de inconformidad ante la inseguridad que atraviesa nuestros territorios y exijamos al gobierno y al estado el cumplimiento de la implementación integral e inmediata  del acuerdo de paz

6. Finalmente hacemos un llamado a la solidaridad de la comunidad nacional e internacional que respalda el Acuerdo de Paz en Colombia.

Dado en Bakatá (Bogotá) a los 27 días del mes de febrero de 2020. En sus consideraciones;

Charon Mina                  - Luz Mery Panche Chocué
Asdrual Plaza Calvo      - Abid Manuel Romaña
Luis Fernando Arias      - Ariel Quinto
Giovany Yule                 - Rodrigo Castillo Rodallega

Vocerías Nacionales Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos - IEANPE




Declaration High-Level Special Instance with Ethnic Peoples (Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos, IEANPE) for the implementation of the Final Peace Agreement between the Colombian State and the FARC-EP, 3 years after the signing and formalization of the IEANPE (Transaled by WOLA)

The Ethnic Chapter of the Final Peace Agreement, numeral 6.2 of the Agreement, created the High-Level Special Instance with Ethnic Peoples to monitor the implementation of the Agreements (IEANPE). The ethnic chapter reads: "The body will have the functions of acting as a consultant, representative and first-order interlocutor of the Committee on Monitoring, Boosting and Verification of the Implementation of the Final Agreement (CSIVI)". 

On 15 March 2017, through the joint communiqué number 13, the Instance was formalized before the CSIVI and 8 national spokesperson offices were chosen from the organizations that were promoters and partners in the development of the Ethnic Chapter, and that today converge on the Ethnic Commission for the Defense of Territorial Rights and in the National Ethnic Coordination of Peace (Comisión Étnica para la Defensa de los Derechos Territoriales y en la Coordinación Étnica Nacional de Paz, CENPAZ). 

Since the formalization of IEANPE, the Colombian State has committed itself to facilitating and financing the fulfillment of the organization’s mandates, including accompanying national and territorial processes in the implementation of the Agreement and creating the conditions for the full development of the Final Peace Agreement in the indigenous and Afro-Colombian territories most affected by the war.

In the second half of 2017, based on the pressure from IEANPE organizations, and from other national and international organizations responsible for the implementation and monitoring of the Agreement, the Macro Plan for Implementation between IEANPE and the Colombian State was laid out in an arduous and technically responsible process. This work of the IEANPE, extended to the perspectives of other instances of ethnic peoples including the Permanent Board of Concertation with Indigenous Peoples and the Rrom Gypsy Peoples, lead to a special chapter in the Macro Plan for Implementation with clear objectives, goals, programs, and projects for the peace-building process (derived from the Final Agreement) in Colombia’s Indigenous, Negros, Palenqueros, Raizes and Rrom territories.

Three years after the signing of the Final Agreement and the formalization of IEANPE we declare:

1. The Colombian State, lead by Juan Manuel Santos and today by Iván Duque, has systematically failed to fulfil its responsibility as it relates to the full functioning of IEANPE and with the ethnic peoples of Colombia, and has failed to guarantee the fulfilment of our responsibility and mandates.

2. In the face of the Colombian State's neglect of its duties with the IEANPE and the Final Peace Agreement, the ethnic organizations that are part of the IEANPE have autonomously assumed the responsibility of enforcing the mandates of the Ethnic Chapter and the Macro Plan for Implementation, and of accompany indigenous and Afro-Colombian peoples nationally and territorially in their implementation. However, the Colombian State's refusal to put into operation the work plan presented by the IEANPE and approved by the CSIVI has greatly limited the implementation process in the ethnic territories, seriously jeopardizing the physical and cultural existence of the communities and peoples, deepening mistrust in the fulfillment of what had been agreed in terms of construction of peace.

3. In momentous processes for the development of peace-building in Colombia resulting from the Final Agreement, such as the formulation and implementation of the Development Programs with Territorial Focus (Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET), or the National Comprehensive Program for the Substitution of illicit Crops (Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, PNIS), which require the effective participation of IEANPE, we see today that the non-functioning of IEANPE is a clear message from the Colombian State to not fulfil its responsibilities to guarantee the rights and special protection of the ethnic peoples of Colombia, even as ordered by the Court through the Autos 004, 005, 006 of 2009. The Colombian State fails by not activating the initiatives of the ethnic peoples such as the Cimarrona Guards, the Indigenous Guards and other protection mechanisms typical of the communities, which are key in the protection of our lives and territories.

4. Similarly, the Colombian State has neglected its duties by not calling the IEANPE to all CSIVI‘s sessions, and the sessions of other national law enforcement bodies responsible for the implementation of what was agreed; which has made it impossible to affirm the transversal ethnic chapter of the Final Agreement and its effective and timely implementation and thus to really talk about peacebuilding.

5. The Ethnic Chapter of the Macro Plan for Implementation, a document derived from the Final Agreement as a roadmap for the peace-building process in Colombia, has been systematically neglected by the Colombian State, both under Juan Manuel Santos and Iván Duque, and has disregarded IEANPE’s mandates.

6. Three long years after the Peace Agreement was signed, the ethnic peoples have suffered the loss of several hundred colleagues and, so far in 2020, we have 26 indigenous persons killed; a tragedy that has not forced the Colombian state to provide protection guarantees that prevent the physical and cultural extermination of our peoples.

In the face of repeated neglect of duty that we, spokespersons of the IEANPE, here denounce, we convene and demand: 

1. We call on the United Nations system in Colombia, the MAPP-OAS, the Embassies and International Organizations responsible for monitoring the implementation process, the international Cooperation that financially supports the implementation of the Agreement, to REQUIRE the Colombian State to comply with the implementation of the Ethnic Chapter of the Final Agreement and its developments, and that they accompany us in its enforcement.

2. We call on the Procuraduría and other monitoring bodies of the Colombian State to require and, if necessary, sanction those from the national government at the CSIVI responsible for this neglect.

3. We call on the Colombian State to comply with what was agreed with the IEANPE, among other things with financing the Plan of Action for its proper functioning and with providing the guarantees required to comply with the commitments and mandates derived from the Chapter Ethnic.

4. We URGENTLY call for the convening of the IEANPE in a special session with the joint CSIVI by March 15, 2020 to discuss the financing of the action plan so as to activate the IEANPE in its full set of functions, to address the path to implement the goals, indicators, plans and projects of the Macro Plan for Implementation and the route to advise the development of the previous MEC— elements that need to begin to be developed to bring the implementation of the Final Agreement and the Ethnic Chapter to fruition, and to ensure the real construction of peace in our territories.

5. We call on the traditional communities, organizations and authorities of ethnic peoples to express our voice of dissatisfaction with the insecurity that our territories are going through and to demand that the government and the state comply with the comprehensive and immediate implementation of the peace agreement.

 6. Finally, we call for the solidarity of the national and international community that supports the Peace Agreement in Colombia.

Given in Bakatá (Bogotá) at 27 days into February 2020. In their considerations;

Charon Mina Asdrual Plaza Calvo Luis Fernando Arias Giovany Yule Luz Mery Panche Chocué Abid Manuel Romaña Ariel Quinto Rodrigo Castillo Rodallega 

National Stockperson Offices High-Level Special Instance with Ethnic Peoples - IEANPE



La compleja forma como llegaron las comunidades afrodescendientes e indígenas a la Mesa de Negociaciones de La Habana, Cuba, en donde delegados del gobierno de Juan Manuel Santos (2010-2018) y de la guerrilla de las Farc negociaron durante cuatro años el acuerdo que le puso fin a una confrontación armada que duró más de medio siglo, pareciera ser el augurio de cómo se están implementando las salvaguardas que lograron incluir a última hora para garantizar sus derechos.

Desde que iniciaron los diálogos de paz, en noviembre de 2012, los pueblos originarios solicitaron que se creara una instancia que les permitiera incluir propuestas y velar para que los eventuales acuerdos no afectaran sus cosmovisiones ni sus reivindicaciones históricas. Sin embargo, por más llamados que hicieron, su petición sólo fue aceptada en junio de 2016, cuando ya se habían acordado cinco de los seis puntos del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz estable y Duradera.

Al inicio de ese camino cada comunidad hizo incidencia de manera de manera separada, pero al ver que sus necesidades y objetivos eran similares, decidieron crear la Comisión Étnica de Paz. Fue así como entre el 20 y el 21 de junio 2016, diez miembros de las comunidades negras, diez de las comunidades indígenas y dos de las comunidades Rrom, acudieron por primera vez a la Mesa de Negociaciones.

Sus esfuerzos rindieron frutos el 24 de agosto, cuando se anunció formalmente que las negociaciones habían concluido con éxito y los representantes del gobierno nacional y de las Farc firmaron el Acuerdo de Paz. Sin embargo, lo que no trascendió a la opinión pública es que, hasta instantes previos, la Comisión Étnica luchó para que se incluyeran las cuatro páginas que le dan vida al Capítulo Étnico.

Tras renegociar algunos temas luego de los resultados adversos que arrojó el plebiscito del 2 de octubre y la refrendación por parte del Congreso de la República de su nueva versión, que incluyó ajustes de quienes promovieron el No en las urnas, el 24 de noviembre de ese año, el presidente Santos y el otrora máximo jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, más conocido como ‘Timochenko’, estamparon sus firmas.

A partir de ese momento inició la implementación de los acuerdos consignados en las 310 páginas del Acuerdo de Paz. El primer efecto que surtió fue la concentración y dejación de armas del grupo subversivo; luego creó su propio partido político, que le asegura diez curules en el Congreso hasta el año 2026.

La salida de las Farc del ajedrez del conflicto armado y del control de rentas ilícitas, sumada a la incapacidad del Estado de copar de manera integral los territorios que durante décadas dominó la guerrilla más antigua del continente, produjeron reconfiguraciones territoriales y nuevas disputas armadas, generando nuevos riesgos para las comunidades.

Producto del incumplimiento del compromiso de no repetición de la violencia, además de sufrir más victimizaciones, los pueblos afros e indígenas ven cómo se truncan los compromisos del Acuerdo de Paz sobre garantías de seguridad, desminado humanitario y reclutamiento de menores de edad.

A la postre, en medio de esa nueva espiral de violencia, el incumplimiento de fortalecer a sus guardias comunitarias (Indígena y Cimarrona), que protegen sus territorios colectivos valiéndose de la autoridad que les reconoció la Constitución Política de 1991 y ejerciendo el derecho al gobierno propio, ha sido caldo de cultivo de nuevas amenazas y asesinatos selectivos.

En cuanto al principio de consulta previa y concertación de mecanismos con sus autoridades ancestrales, este sólo se ha cumplido de manera determinante en la construcción del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Para ello, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos, convocaron a las comunidades, crearon dependencias de asuntos étnicos, vincularon a miembros de diversas etnias y construyeron protocolos de procedimiento particulares.

Por el contrario, la falta de entendimiento llevó a que un alto número de resguardos indígenas y de consejos comunitarios no se vincularan al Programa Nacional de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS). Además, los procesos de Reforma Rural Integral y restitución de tierras no marchan en los ritmos deseados.

Pero si hay un indicador que muestra la exigua implementación del Capítulo Étnico del Acuerdo de Paz, es la Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos (IEANPE), que fue creada para hacerle seguimiento a la implementación de sus salvaguardas y a la fecha no cuenta con presupuesto para ejercer plenas funciones.

A continuación, presentamos un conjunto de reportajes sobre diversos puntos esenciales del Capítulo Étnico y los avances y retrocesos de su implementación en los departamentos de Cauca y Chocó, donde viven numerosas de comunidades indígenas y afros que, al igual que las del resto del país, esperan el cumplimiento de lo pactado como un camino para consolidar la esquiva paz estable y duradera.

Compartir en Facebook

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget