2017
Abya Yala ACIN ACISC ACIT ACONC Acuerdo Final Afrocolombianos Afrofeministas Agencia Prensa Rural ALCALDE Alexander Escobar amazonia Amenazas America Latina ANZORC Arauca Arte para la paz ASCAL-G Asesinatos ASISC ASOCATA ASTROZONACAL AUTORIDADES TRADICIONALES Bakatá Bogotá Boletín Informativo Buenaventura Caldono Caloto Campesinos Capítulo Étnico Caquetá Catatumbo Cauca Cenpaz CESAR CESE BILATERAL Chocó Coca Sagrada Cocaleros Colectivo Juvenil Tulpa Caldono COLOMBIA Comunicados CONAFRO Congreso de los Pueblos CONPAZ CONPI Consejo Comunitario Consulta Previa Córdoba Corinto COVID19 CRIC CSIVI CULTURA Cumbal Cumbre Agraria Defensa de la Madre Tierra Defensor de DDHH Delincuencia Informática Denuncias Derechos Humanos Diálogos de paz ELN Eva Golinger Eventos FARC FENSUAGRO FEU Formación FORO FOSPA Frente Amplio Fuerza Pública Genocidio Gobierno Nacional Grupo Pijao Guajira Guardia Cimarrona Guardia Indígena Huber Ballesteros Ibagué Implementación impunidad Incauca Informes Instancia Especial con Pueblos Étnicos Intancia Especial con Pueblos Etnicos Internacional Jóvenes Justicia y Paz KWESX KXAW La paz Si es Contigo Líderes Sociales Luz Mery Panche Chocue Majayura Makaguan Marcha Patriótica Marcha Patriótica Cauca Marcha por la Paz María Jesús Pinto Masacre del Nilo Medio Ambiente Medios de comunicación Meta MOEPP movilizacion Mujeres Indígenas por la Paz Muralismo Nariño NASAS Natagaima Naya Ni una menos Nilo No más Abusos Norte del Cauca ONIC Opinión Organiación Popular organización estudiantil p Paramilitarismo PARO NACIONAL PAZ Paz en Peligro PCN Pioyá Pital PNIS Política Agraria Presidente de la Republica Prisioneros Políticos Protesta Social Pueblo Embera Pueblo Inga Pueblo Korebaju Pueblo Misak Pueblo Murui Muina Pueblo Nasa Pueblo Nuevo Pueblo Pijao Pueblos Indígenas PUPSOC Putumayo Quibdó Re-victimización Reconciliación REDDHFIC Relato REMAP Renán Vega San Vicente del Caguán Sucre Territorios interculturales TOLIMA Tomàs Gisbert Tulpa TUMACO Tumburao Unai Aranzandi Unión Patriótica UNIOS Valle del Cauca Videos Vigilia Por La Paz WAUNDEKO Wayúu Zona Veredal ZRC ZVTN




Recalling that the Havana dialogues between delegates from the National Government, led by President Juan Manuel Santos, and delegates from the Revolutionary Armed Forces of Colombia – People’s Army (FARC-EP), based on their mutual decision to bring the national armed conflict to an end, came about as the result of the exploratory meeting that took place in the capital of the Republic of Cuba between 23 February and 26 August 2012;

Considering that said exploratory dialogues resulted in a General Agreement to End the Armed Conflict and Build a Stable and Lasting Peace, signed on 26 August 2012 before national witnesses and before delegates from the Republic of Cuba and from the Kingdom of Norway, who also served as witnesses, and, since then, have accompanied the process as guarantor countries;
Emphasising the fact that the Bolivarian Republic of Venezuela and the Republic of Chile have been ready at all times to perform their proper duties as observer countries;

Recalling that in fulfilment of the agenda approved in the aforesaid Agreement, the Negotiation Table was established on 18 October 2012 in the city of Oslo, capital of the Kingdom of Norway, and activities have continued in the Cuban capital without interruption up to the act of signing the new Final Agreement;

Considering that, as a consequence of what was stated on 24 August of this year, the parties signed a Final Agreement to End the Armed Conflict and Build a Stable and Lasting Peace; that the people were consulted on the said agreement by means of a plebiscite accepted by the parties at the relevant time, on a date established for that purpose (2 October) and, by means of a ruling handed down by the Constitutional Court, which informed the country of the terms and conditions of the chosen path;

Recognising that in the ballot boxes NO prevailed over YES, although that does not mean a rejection of the right to peace or of fundamental rights;

Emphasising that the ruling itself of the Constitutional Court referred to above set out guidelines to be followed in the event that NO was the majority response in the plebiscite; the said ruling by the Court indicates that the President of the Republic retains the power to maintain public order "even by negotiating with illegal armed groups in order to achieve other peace agreements";

Asserting the decision of the parties to continue with the search for peace by first listening to those who expressed their reservations on the contents of the Final Agreement first signed, with
a desire to reach a new agreement with a greater consensus; that what was thereby achieved was an enrichment and amendment of the previous Agreement, taking into account the specific concerns, proposals, clarifications, and definitions put forward by a wide range of social groups and organisations, sectors of opinion and political movements and parties; that, after carefully examining with an open mind all the matters put forward by the interested parties for consideration by the negotiating parties, a large number of substantial changes and amendments were made to the old texts, converting the previous Peace Agreement into a new Final Agreement to End the Armed Conflict and Build a Stable and Lasting Peace;

Emphasising that the new Final Agreement signed on said date is the free manifestation of the wishes of the Colombian government and of the FARC-EP, after having responded to a number of initiatives by sectors of the people of Colombia, acting in good faith and with the full intention of fulfilling the agreement;

Bearing in mind that Article 22 of the Political Constitution of the Republic of Colombia establishes peace as a right and as a mandatory duty; that Article 95 states that the exercising of the rights and freedoms enshrined in the Constitution implies responsibilities, which include striving towards the achievement and maintenance of peace;  always and at every stage, have upheld the spirit and scope of the rules of the National Constitution, the principles of international law, international human rights law, international humanitarian law (its conventions and protocols), the stipulations of the Rome Statute (international criminal law), the decisions of the Inter-American Court of Human Rights concerning conflicts and conflict termination, and other resolutions of universally recognized jurisdictions and authoritative pronouncements relating to the subject matters agreed upon;

Emphasising that the rights and duties enshrined in the Charter are interpreted in accordance with international treaties on human rights ratified by Colombia and their enjoyment or exercise may not be subject to any limitation;

Recalling that Article 94 states that “the declaration of the rights and guarantees enshrined in the Constitution and in current international conventions must not be understood as the negation of others that, intrinsic to the human individual, are not expressly mentioned therein”;
Emphasising that peace has come to be universally described as a superior human right and as a prerequisite for the exercising of all other rights and duties incumbent upon individuals and
citizens;

Bearing in mind the fact that the new Final Agreement encompasses each and every one of the accords reached in developing the Agenda of the General Agreement signed in Havana in August 2012; and that in order to achieve that, the parties

Considering that the sum of the accords of which the new Final Agreement is composed, contributes to the fulfilment of fundamental rights, such as political, social, economic and cultural
rights; the rights of the victims of conflict to truth, justice and reparations, the rights of boys, girls

Emphasising that the new Final Agreement places special emphasis on the fundamental rights of women, of vulnerable social groups such as indigenous peoples, girls, boys and adolescents, communities of African descent and other ethnically differentiated groups; the fundamental rights of the small-scale farmers, both male and female, and the essential rights of persons with disabilities and of those displaced by the conflict; and the fundamental rights of the elderly and of the LGBTI community;

Emphasising that, further to what is underlined above,
but as values that must be applied and defended as a prerequisite for bringing about peace and economic and social progress for all peoples, and emphasising that tolerance consists of "harmony in difference";

Noticing that, in the opinion of the National Government, the transformations that must be achieved when implementing this Agreement must play a part in reversing the effects of the conflict and in changing the conditions that have led to the persistence of violence across the country; and, in the opinion of the FARC-EP, such transformations must contribute to resolving the historical causes of the conflict, such as the unresolved issue of land ownership and, in particular, the concentration thereof, the exclusion of the rural population, and the underdevelopment of rural communities, which especially affects women, girls and boys.

Appreciating and extolling the fact that the central pillar of peace is the promotion of the presence and the effective operation of the state throughout the country, especially throughout the many regions that are today afflicted by neglect, by the lack of an effective civil service and by the effects of the internal armed conflict itself; that it is an essential goal of national reconciliation to construct a new territorial-based welfare and development paradigm to the benefit of broad sectors of the population that have hitherto been the victims of exclusion and despair;

Acknowledging the right of society to comprehensive human security, with the participation of the civil authorities;

and adolescents, the right to freedom of faith and its free exercise; the fundamental right of individual and/or collective legal certainty and physical safety; and the fundamental right of each
individual and of society to non-recurrence of the tragedy of the internal armed conflict that this
Agreement proposes to finally end; the state, pursuant to Article 13 of the
Political Constitution of Colombia, must guarantee the various aspects of the right to equality and non-discrimination, which must tend towards bringing about conditions that allow the
effective protection of persons who are clearly in a position of weakness and the punishment of
abuses committed against them;

Emphasising that Colombia has signed International treaties and declarations that enshrine equality, non-discrimination against persons and tolerance as universal conduct, not only as principles,

Extolling and enshrining the justice that is to come inasmuch as it acknowledges essential fundamental rights for new and future generations, such as the right to protected land, the right to the conservation of the human species, the right to be aware of one’s origins and identity, the right to know the truth with regard to events occurring before one’s birth, the right to exemption from liability for acts committed by earlier generations, the right to the preservation of freedom of choice, and other rights, notwithstanding the rights of victims of any age or generation to truth, justice and reparations;

Having regard to the fact that the new vision of a Colombia at peace enables us to achieve a sustainable society that is united in diversity and that is based not only on consideration for human rights but on mutual tolerance, protection of the environment, respect for nature and its renewable and non-renewable resources and biodiversity;

Recalling that on June 23 this year, the delegations from the National Government and from the FARC-EP signed, in the Cuban capital, the agreements on the Bilateral and Definitive Ceasefire and Cessation of Hostilities and Laying down of Arms and Security Guarantees, in the presence of the President of the Councils of State and Ministers of the Republic of Cuba, the Secretary- General of the United Nations, the President of the United Nations General Assembly, the President of the UN Security Council, Norway’s Foreign Minister, the heads of state of the observer countries, heads of government of countries in the region, the United States Special Envoy and the European Union Special Representative; that such cessation of hostilities has been repeated from the date of the plebiscite of last 2 October;

Accepting that customary international legal standards will continue to govern issues relating to fundamental rights not mentioned in the new Final Agreement, including the imperative whereby “in those cases not provided for by current law, the individual will be safeguarded by humanitarian principles and the demands of the public conscience”;

Admitting that the new Final Agreement to End the Armed Conflict and Build a Stable and Lasting Peace must be endorsed in accordance with Item 6 of the Agenda in the General Agreement; that such endorsement takes place by means of systems for participation by citizens such as a plebiscite, legislative initiatives, consultation, open local government councils and others, or by public corporations elected by suffrage, whose members are responsible for exercising representation with a mandate such as the Congress of the Republic, departmental assemblies and municipal councils; that such endorsement is decided by the parties and must take place as indicated in the relevant rules or judgments;

We, the Government of the Republic of Colombia and the Revolutionary Armed Forces of Colombia - People’s Army, have agreed as follows:

Acknowledging all the foregoing and, in particular, the non-delegatable constitutional mandate that states that the President of the Republic, as head of state, head of government and supreme
administrative authority, is responsible for agreeing upon and endorsing peace accords;

To sign this Final Agreement to End the Armed Conflict and Build a Stable and Lasting Peace, with the substantial amendments that make it a new Agreement, the implementation of which will put a definitive end to an armed conflict that has lasted over fifty years, and which is recorded in writing below.

This Final Agreement to End the Armed Conflict and Build a Stable and Lasting Peace is signed by the National Government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia – People’s Army (FARC-EP) as a Special Agreement pursuant to Article 3, common to the 1949 Geneva Conventions, as per its international standing.

The National Government and the Revolutionary Armed Forces of Colombia – People’s Army (FARC-EP) hereby sign seven originals, including the annexes thereto, one for each of the parties, one for each of the guarantor countries and one for each of the observer countries. The seventh original copy will be deposited, immediately after signature, with the Swiss Federal Council in Bern, or with such body as might replace it at a future date as repository of the Geneva Conventions. 




  LA PAZ SE CONSTRUYE DESDE LOS TERRITORIOS ¡Y VAMOS A DEFENDERLA! 



Comunidades campesinas, afrodescendientes, indígenas y populares organizadas en la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana - COCCAM, El Movimiento Político y Social Marcha Patriótica, la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina – ANZORC, Federación Sindical Unitaria Agropecuaria – FENSUAGRO, la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas - CONPI y la Coordinación Nacional de Organizaciones y Comunidades Afrodescendientes -  CONAFRO seguimos convencidos que la construcción de una paz estable y duradera sólo es posible por medio del diálogo y de la mano de las comunidades. Nuestro empeño y trabajo diario hoy se concentra en el proceso de implementación del “Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, en el que vemos la posibilidad real de cambiar las condiciones que nos han llevado históricamente a la marginalidad, la pobreza extrema y la exclusión política.

La implementación de este acuerdo contempla el diseño de planes y programas de desarrollo con enfoque territorial que permitirán a 10 años condiciones más equitativas para el campo colombiano, la apertura democrática y la inclusión de los sectores históricamente excluidos por medio de la ejecución de las medidas del punto dos (2) “Participación política: apertura democrática para construir la paz”, las garantías otorgadas por el sistema integral de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición y la solución efectiva de la problemática social cocalera.

Sin embargo, las conquistas sociales y democráticas que se lograron en el Acuerdo están bajo amenaza permanente. Sectores de la clase dirigente se empeñan en atacar, dilatar y entorpecer el proceso de implementación, para imponer un plan de re-negociación en el congreso y anular el potencial transformador que contienen los Acuerdos.  

Lo anterior se constata en los incumplimientos constantes y la lentitud en el proceso de implementación normativa y territorial por parte de las instituciones y poderes del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial), el gobierno nacional y algunos sectores políticos. Además, no existen avances significativos en las garantías de seguridad para las comunidades y los líderes sociales en los territorios; el gobierno nacional incumple los acuerdos de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito e impone la erradicación violenta; y continúa la violación de los derechos humanos y los asesinatos de líderes sociales, especialmente por grupos paramilitares y miembros de la fuerza pública.

Por lo anterior,  anunciamos al país y convocamos a las comunidades campesinas, afrodescendientes, indígenas, urbanas, estudiantiles, a la juventud, a la comunidad LGTBI, a los sectores sociales, políticos y democráticos, y a todas nuestras organizaciones sociales y procesos organizativos a un PARO NACIONAL INDEFINIDO A PARTIR DEL 23 DE OCTUBRE DE 2017 para exigirle al Gobierno nacional y a los gobiernos departamentales:

  1. Implementación normativa y territorial del Acuerdo de Paz de La Habana
  2. Reclamar las reivindicaciones locales-territoriales y el cumplimiento de los acuerdos pactados anteriormente con los gobiernos locales y/o nacional
  3. Exigir las garantías de seguridad para el ejercicio de la política y la protesta social y seguridad para las comunidades rurales.

Adicionalmente, rechazamos y denunciamos ante la comunidad nacional e internacional los planes de señalamiento, estigmatización y falsos positivos judiciales que se adelanten por parte de las fuerzas militares y el Gobierno Nacional hacia las organizaciones que participaremos en el paro nacional, especialmente a la COCCAM.

Por último, queremos hacer énfasis en que el diálogo y la implementación decidida del Acuerdo de Paz, es el mejor camino para tramitar y solucionar lo expuesto anteriormente y evitar hechos lamentables como los que ocurrieron en Antioquia, Cauca, Meta, Arauca, Putumayo, Córdoba, Norte de Santander, Guaviare y las masacres de Tumaco en las últimas semanas.


De acuerdo a lo anterior, exigimos reactivar la Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de  Interlocución y Acuerdo - MIA y conformar y/o retomar las Mesas de Interlocución y Acuerdo Departamentales, con el propósito de que estos sean los espacios para tramitar el Pliego de peticiones que será presentado al gobierno nacional y retomando la discusión del pliego presentado en el 2013.

Este Boletín informativo expone un balance resumido del proceso de implementación
legislativa del “Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una Paz
Estable y Duradera” desde la perspectiva de derechos de los pueblos Indígenas en Colombia

Coordinación Nacional de Líderes, Lideresas, organizaciones y comunidades de Pueblos Indígenas
CONPI JURIDICA Octubre de 2017 

Descarga el documento completo dando clic aquí:
 https://drive.google.com/file/d/0B1OyOMcqdByaSDA3SGkzYXNMUTQ/view?usp=sharing

No sé, a ciencia cierta si para Ausenia o para Ricardo del Pueblo Wayuu, o para Oscar o para Fidel del Pueblo de Los Pastos, o para Fredy o para Darío del Pueblo Awa, o para Julio o para Luz Mery del Pueblo Nasa, o para Luz Alba o para Orlando del Pueblo Pijao, el Acuerdo de Paz les toque, si sea para ellos una esperanza, y una decisión que transforme realmente sus condiciones de vida, si realmente represente para ellos el camino adecuado para el goce efectivo de su derecho a vivir dignamente. 

No sé, quizás en cambio piensen que los acuerdos son negociaciones entre actores que no los representan, que son decisiones que solo conciernen a concertaciones entre poderes que son ajenos y externos a su propia lucha. ¡Una lucha ya de cuantos siglos! 

No Sé, Quizás comprendan su alcance limitado, como paso desafiante en la historia, al mirar la sociedad colombiana la posibilidad de una negociación política como salida, en vez de creer que la única solución a la guerra es más bala. 

No Sé, Lo que sí sé, es que ellos al igual que muchos indígenas, negros, campesinos, mujeres, jóvenes, niñez, trabajadores, gitanas, estudiantes, son hoy quienes han padecido legados interminables de violencias. Violencias inscritas en las raíces del conflicto armado interno que ha vivido el País. 

No empezó de la nada una guerra cruda entre hermanos y hermanas. Quizás, por eso, han sido ellos los principales afectados de quienes sustrajeron violentamente sus tierras, de los que los desplazaron para podar su pudiente hacienda, abrir su pozo petrolero, sembrar su plantación de caña o extraer carbón. Fueron ellos los que tuvieron que escapar de la mano oscura que un día escucho sus voces de protesta. Fueron ellos los que un día tuvieron que olvidar su lengua, su dios y su conocimiento, pues fue la única opción para sobrevivir al poder del miedo que pone por encima a la forma y los objetos sobre la sustancia y los seres. Fueron ellos los que tuvieron que escapar de las minas, la fumigación y la mafia. Como también fueron ellos a los que obligaron a caminar descalzos entre aguas estancadas, tráfico contaminante mendigando al frente de instituciones inoperantes. 

Pero Sé también, que como militantes de la única fuerza que entrelaza toda diferencia, el amor; son ellos sabedores y practicantes de otros mundos posibles donde es el equilibrio entre la naturaleza y la humanidad, y la humanidad consigo misma, un solo andar. Sé que han sido ellos los que han luchado por proteger la semilla que asegura el alimento;, por proteger las aguas que aseguran la existencia, por proteger los conocimientos que escuchaban a las rocas, a la montaña, al río y a la tierra, como enseñaban la buena vida: por proteger las historias que enraízan a los pueblos a la Madre eterna; que enseñan hermandad y solidaridad en vez de la venganza, la subordinación y la competencia; sí que enseñan la limpieza, la sanación y el agradecimiento, en vez de la venganza, la subordinación y la competencia. Sí que enseñan la reciprocidad y la mutualidad en vez de la venganza, la subordinación y la competencia. Sí la venganza, la subordinación y la competencia, el principio de toda guerra. 

Palabras claves

Acuerdo de Paz, Acuerdo de la Habana o “Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una Paz Estable y Duradera”: ¡Llego la hora de la palabra! 

Con el propósito de poner fin a los ciclos históricos de violencia y sentar las bases de la paz, el Estado Colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP) acordaron, en sesiones interrumpidas de conversaciones durante cuatro años, la Agenda del Acuerdo General suscrita en Agosto de 2012, finalmente consolidada en el Acuerdo Final para la Terminación del conflicto y la construcción de una Paz Duradera y Estable, en Noviembre del año 2016. Durante estas negociaciones y diálogos entre el Estado Colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia FARC-EP, se pactaron en Noviembre de 2016, seis (6) Acuerdos respecto de los temas que consideraron más relevantes para proponer una salida negociada y política a esta confrontación armada sostenida por más de 50 años: tierra, participación, fin del conflicto, sustitución de cultivos de uso ilícito, sistema integral de víctimas, verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición, así como mecanismos de implementación, verificación y seguimiento del Acuerdo, ESTOS FUERON ALGUNOS.

Capitulo Étnico: Se refiere al conjunto de disposiciones, consideraciones y salvaguardas, construidas entre distintos líderes y lideresas de organizaciones, comunidades y delegados de los pueblos indígenas y negritudes en Colombia, que participaron en el último ciclo de conversaciones del Acuerdo Final en la Habana (Cuba), a partir del cual se incluyeron Acuerdos respecto de los derechos de los pueblos étnicos en el numeral 6.2. De este.

Descarga el documento completo dando clic aquí: https://drive.google.com/file/d/0B1OyOMcqdByaSDA3SGkzYXNMUTQ/view?usp=sharing


Luz Mery Panche Chocue de la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas - CONPI y de la Coordinación Étnica Nacional de Paz CENPAZ participa en Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural en Bolivia 

El Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural fue creado por un grupo de instituciones y organizaciones nacionales y regionales con experiencia en desarrollo rural, que desde agosto de 2011 se aliaron de manera estratégica para constituir la “Plataforma de instituciones dinamizadoras del Foro Andino Amazónico de Desarrollo Rural” (FAADR), como espacio de encuentro de actores diversos que trabajan la temática rural. Son 4 los temas principales que se analizan y debaten desde los distintos espacios del Foro: 1. Modelos de desarrollo; 2. Economía Campesina Indígena; 3. Tierra, Territorio y Recursos Naturales y 4. Estado y Democracia. La difusión de investigaciones y publicaciones; la realización de espacios y eventos de debate como seminarios, conversatorios, simposios; el intercambio de experiencias de los actores involucrados; la realización de ferias agroecológicas y la formulación de propuestas que impacten en las políticas relacionadas con el mundo rural, son acciones que se impulsan desde el FAADR, buscando a través de estas acciones profundizar, difundir y poner en agenda y debate público las diferentes temáticas que hacen al desarrollo rural, especialmente en la región andino amazónica. 


Luz Mery Panche Chocue es  Delegada de la Coordinación Étnica Nacional de Paz CENPAZ, como integrante de la Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos, según el Capítulo Étnico del Punto 6.2 del Acuerdo Final de Paz, y vocera de la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas de Colombia – CONPI. Ingeniera Agrónoma (Universidad Nacional de Colombia) con experiencia en investigación, soberanía alimentaria y genética con comunidades amazónicas. Además, se ha especializado en la defensa de los derechos humanos, derecho internacional humanitario y atención a víctimas del conflicto armado, justicia transicional y afines. En su trabajo junto a comunidades indígenas, campesinas, afrodescendientes y víctimas del conflicto armado, ha adquirido una gran experiencia en la interlocución entre instituciones, comunidades y organizaciones sociales para avanzar en la construcción de estrategias que garanticen el cumplimiento progresivo de sus derechos fundamentales.


Entre el 19 y 24 de septiembre de 2017 nos reunimos de forma autónoma los Pueblos Indígenas, Negro, Afrocolombiano, Palenquero, Raizal y Rrom de Colombia con el fin de incorporar el enfoque étnico en el Plan Marco de Implementación –PMI- en concordancia con el Capítulo Étnico del Acuerdo Final. Este espacio de trabajo nace de la exigencia de los pueblos étnicos de ejercer su derecho de participar activa y efectivamente en el proceso de implementación, a través de la ruta concertada el pasado miércoles 13 de septiembre de 2017 entre la Comisión de Seguimiento, Verificación e Impulso a la Implementación – CSIVI- y la Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos ampliada –IEANPE-, de acuerdo con lo establecido en el Capítulo Étnico Punto 6.2, literal f y el Comunicado conjunto # 13 de la CSIVI que dice “Se creará una Instancia Especial de Alto nivel con Pueblos Étnicos para el seguimiento de la implementación de los acuerdos, que se acordará entre el Gobierno Nacional, las FARC-EP y las organizaciones representativas de los Pueblos Étnicos. 

La instancia tendrá las funciones de actuar como consultora, representante e interlocutora de primer orden de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación del Acuerdo Final (CSIVI).” Los Pueblos Étnicos hemos cumplido con lo pactado en la ruta del pasado 13 de septiembre con la CSIVI, pese a lo anterior el gobierno nacional no ha mostrado voluntad política que permita incorporar el enfoque étnico en el PMI. A esto se suma que, durante el proceso de implementación, se ha desconocido a los Pueblos Étnicos en el proceso del FAST TRACK, se limita la participación de las comunidades en las Circunscripciones Especiales Territoriales de Paz – CETP-, con la no concertación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial –PDET-; además de la MALA FÉ demostrada en la erradicación unilateral de los cultivos de uso ilícito violando el punto 4 de los acuerdos. A razón de ello, quedan nuevamente nuestros territorios masacrados por la fuerza pública como sucedió el 05 de octubre de 2017 en las Veredas Tandil, Brisas, Puerto Rico y el Divorcio del Corregimiento Llorente, Tumaco, Departamento de Nariño. 

Hecho que le repudiamos al gobierno y lamentamos con la comunidad. Reiteramos que como Pueblos Étnicos cumplimos con lo pactado y ante la falta de respeto del gobierno colombiano que violenta nuestros derechos constitucionales y el bloque de constitucionalidad como el Convenio 169 de la OIT, determinamos que este espacio técnico no tiene capacidad de resolver la situación antes expuesta por parte del gobierno, en este sentido, convocamos a sesión permanente de CSIVI en pleno. Asimismo, el acompañamiento de los países garantes, Naciones Unidas y del Ministerio Público. A nuestros territorios, pueblos, comunidades, líderes y lideresas, les convocamos a estar alerta a la movilización y a todas aquellas maneras de manifestarnos para exigir la implementación del Acuerdo Final de Paz con la incorporación real y efectiva de los Pueblos Étnicos de Colombia, asimismo, a todos los colombianos que quieren una Paz estable y duradera. Cuenten con nosotros para construir paz estable, duradera y completa. 

INSTANCIA ESPECIAL DE ALTO NIVEL CON PUEBLOS ÉTNICOS AMPLIADA 
Bogotá, 06 de octubre de 2017. 

¡EL PUEBLO NO SE RINDE CARAJO!

instanciapueblosetnicos@gmail.com 

La Coordinación Étnica Nacional de Paz, emitió este 6 de Octubre un comunicado en el que rechaza rotundamente el Asesinato de 9 Campesinos a manos de la fuerza pública, en cabeza de la policía antinacóticos.

la Coordinación CENPAZ, recalca que la solución al problema de las drogas ilicitas no puede ser el asesinato a los campesinos y exige al Gobierno Colombiano a cumplir con el Acuerdo de Paz Pactado en la Habana Cuba y a parar con la erradicación unilateral Forzada.

A continuación El Comunicado:





En marco de la Semana Hilos de la Paz Urdimbres y Tramas entre lo Rural y lo Urbano de la Universidad Santo Tomas en Bakata Bogotá Invitamos al 
Conversatorio: Los Retos en la Pedagogía de los Acuerdos de Paz: El Enfoque de Género y Étnico que se llevará a cabo el próximo 26 de septiembre de 2017.


Invita:

Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas CONPI
Mujeres en Marcha Patriótica
Universidad Santo Tomas 

OJO: Para poder ingresar a la Universidad es requerimiento obligatorio estar preincrito. Por favor dejanos tus datos en: https://goo.gl/forms/raeW8jK2KzNHtKfr2

“La paz con justicia social es territorial, Biodiversa y étnica”

Comunicado de la Coordinación Etnica Nacional de Paz y Organizaciones indígenas con asiento en la Mesa Permanente de Concertación ante los incumplimiento reiterados del Gobierno nacional a la implementación de los Acuerdos de la Habana


Bakatá - Bogotá, 7 de septiembre de 2017


"Pero el blanco es enemigo acérrimo del indígena[y del negro] que no golpea a la puerta del engaño; que no quiere las promesas que le venden barato; que huye del empleado público, quien se une con el latifundista, y con el abogado, para hacerle perder la finca y el semoviente."
Manuel Quintín Lame Chantre


Como parte de la gran familia de pueblos y comunidades étnicas que somos, Afrodescendientes, Indígenas, Raizales y Rrom, nos sumamos al llamado de nuestras comunidades y como integrantes de la Instancia de Alto Nivel con Pueblos Étnicos, impulsores del Capítulo Étnico de los acuerdos,  la Coordinación Étnica Nacional de Paz -  CENPAZ, la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana – OPIAC, la Confederación Indígena Tayrona– CIT y Autoridades Indígenas de Colombia por la Pacha Mama - AICO, rechazamos vehementemente los reiterados incumplimientos del gobierno colombiano a los compromisos adquiridos en el Acuerdo Final de Paz con los pueblos étnicos, con las FARC y con la sociedad colombiana en general.

La Instancia de Alto Nivel con Pueblos Étnicos es un mecanismo de participación, representación, consultoría e interlocución de primer orden con la Comisión de Seguimiento, Verificación e Impulso a la Implementación de lo acordado den la Habana - CSIVI, y con las instituciones encargadas de la implementación. La Instancia surge de lo acordado en el punto 6.2 denominado el Capítulo Étnico del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera y es impulsora de la transversalidad de la implementación del enfoque étnico territorial, en la totalidad del acuerdo,papel que, en lo referente a Pueblos Indígenas, cumple en articulación con la Mesa Permanente de Concertación de los Pueblos Indígenas y el Gobierno Nacional.

Bajo ese entendido, la Instancia y organizaciones indígenas de la Mesa Permanente de Concertación han puesto todos sus esfuerzos por cumplir con este papel histórico en la consecución de una paz estable y duradera y en la defensa de los derechos étnico territoriales de los pueblos, y ha venido construyendo propuestas con la mayor seriedad requerida, para la construcción del Plan Marco de Implementación - PMI, con enfoque étnico y territorial, que han sido presentadas al equipo técnico de la CSIVI FARC, dada la negación del gobierno nacional para reunirse con nosotros y nosotras, como pueblos originarios y víctimas del conflicto social y armado, incumpliendo lo acordado el 26 de mayo de 2017, donde se estableció el compromiso, a cargo del Departamento Nacional de Planeación, de socializarlo y consultarlo,   acuerdo reafirmado por el Ministro Guillermo Rivera ante delegados de la MPC.[1]

Igualmente, la Coordinación ÉtnicaNacional de Paz –CENPAZ, las organizaciones nacionales indígenas OPIAC, CIT y AICO, de manera autónoma e interna, hemos elaborado propuestas , las cuales se han hecho llegar a los correos institucionales de la CSIVI y de las instituciones de gobierno encargadas e la implementación[2], respecto de las cuales nunca hemos obtenido respuesta, y obviamente, no se han recogido en los desarrollos normativos del Acuerdo Final de Paz. El Gobierno Nacional de manera unilateral insiste en construir el PMI sin los aportes sustanciales que los pueblos indígenas y afrodescendientes hemos presentado en materia de indicadores y de la transversalidad del énfoque étnico de los acuerdos de la Habana.

Esta conducta abiertamente racista y discriminadora, demuestra el poco o nulo compromiso que tiene el gobierno nacional con el enfoque étnico y territorial en la implementación de los Acuerdos, haciendo evidente la urgencia de generar acciones sistémicas, que abran el camino a la eliminación del racismo estructural que impera en las diferentes instituciones del Estado y de la sociedad colombiana en general.

Esta situación no solo se está presentando con la construcción del PMI; desde diferentes regiones se vienen denunciando reiteradamente toda clase de incumplimientos a los Acuerdos con enfoque étnico/territorial por parte del Gobierno, en los territorios priorizados para la implementación; a nivel territorial son reiteradas las denuncias en contra de la Agencia de Renovación del Territorio -ART, responsable por el Gobierno de coordinar los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial - PDET, que no está llevando a cabo el proceso de la forma como está contenido en los Acuerdos en ninguna de las 16 subregiones priorizadas:

“Vemos con preocupación la forma como la A.R.T viene conformando los equipos de trabajo que dinamizarán, recolectarán, diagnosticarán y elaborarán la hoja de ruta en los próximos 10 años en los programas de desarrollo con enfoque territorial en los municipios de nuestra territorialidad, debido a la no concertación de la agencia con las autoridades étnico -territoriales y administrativas.
El enfoque reparador y la transformación estructural del campo  colombiano no se logrará sin la participación activa y directa de las comunidades afectadas por el conflicto armado interno. Municipios y pueblos reconocidos en los P.D.E.T, en el  caso concreto los pueblos étnicos (capitulo II, art 12 decreto 893 de 2017) cuya participación consideramos debe iniciar desde la fase de alistamiento (establecimiento de equipos de trabajo, dinámica y hoja de ruta)...”[3]
Así mismo, son conocidas las denuncias en relación con el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito - PNIS, contemplado en el punto 4 y las actuaciones de mala fé en Tumaco, el Catatumbo,Murindó, Policarpa, Leyva, Olaya, Santa Cruz y Charco - Chocó y en los Consejos Comunitarios del Norte del Cauca: Buenos Aires, Suarez, zona rural de Santander de Quilichao, Caloto, Miranda y Corinto, donde se vienen presentando reiteradas denuncias sobre la forma en que el  componente del Gobierno, ha venido incumpliendo con la ruta de sustitución voluntaria, iniciando erradicación forzada y policiva en algunos casos, sin tener en cuenta los compromiso con las comunidades, y desconociendo en los territorios de los pueblos étnicos la  consulta y el consentimiento de la consulta previa libre e informada, tal como se desconoció en el Decreto Ley 896 de mayo de 2017 que crea el PNIS y no pasó por las instancias de Consulta de los Pueblos Étnicos.

Además de todo esto, la situación se torna mucho más delicada con relación a los reiterados casos de violación de derechos humanos a nuestros compañeros y compañeras en los territorios, son muchos los casos conocidos públicamente sobre amenaza, desplazamiento forzado y homicidio, que están sufriendo los líderes y las lideresas afros, indígenas y campesinas, muchos de los cuales han tenido que desplazarse a centros urbanos, sin ninguna garantía ni reconocimiento por parte del Estado, lo que incrementa así, las lógicas de desterritorialización y desombligamiento que trae consigo el conflicto, en épocas de posconflicto. Es el caso del compañero Pablo Musicue, gobernador del Resguardo Ondas del Cafre, en el municipio de Mesetas, Meta, del cual se conoció hoy que un grupo identificado como parte de las Águilas Negras, ofrece una suma de dinero por su muerte. De igual medida al Taita Camilo Rodríguez, autoridad indígena del Resguardo del Encano que ha recibido reiteradas amenzas de muerte por defender el derecho al territorio y la autonomía.

Frente a las múltiples situaciones que  contradicen los principios, salvaguardas y garantías de Capitulo Étnico del Acuerdo Final de Paz, no queda más que recordarle al Gobierno y a los diferentes grupos de interés que se niegan a permitir que Colombia inicie el tránsito hacia la construcción de una verdadera sociedad con justicia social para todos y todas:

Que nuestro objetivo común es la superación de todas las formas de exclusión social que han permitido las desventajas históricas de unos pueblos con relación a otros, la eliminación de las construcciones culturales en las cuales se fundamenta el racismo, la discriminación racial y el odio a la diferencia, nuestro objetivo son las transformaciones estructurales, y en ese sentido, exigimos que se cumpla la totalidad de lo acordado en la Habana. Comprendemos que los Acuerdos no son el fin sino un camino, por tanto, estamos listos y listas para proteger el trayecto que ya hemos realizado, he instamos a todos nuestros hermanos y hermanas a prepararnos para un escenario de debate y lucha, con el más sincero espíritu de unidad entre pueblos étnicos.



Coordinación Étnica Nacional de Paz -  CENPAZ – Organización Nacional de los Pueblos de la Amazonia Colombiana – OPIAC – Autoridades Indígenas de Colombia por la Pacha Mama – AICO – Confederación IndígenaTayrona - CIT



[3]Comunicado Nro. 001, Coordinación ÉtnicaNacional de Paz–CENPAZ,en sus capítulos territoriales Antioquia – Chocó

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget