diciembre 2016
Abya Yala ACIN ACISC ACIT ACONC Acuerdo Final Afrocolombianos Afrofeministas Agencia Prensa Rural ALCALDE Alexander Escobar amazonia Amenazas America Latina ANZORC Arauca Arte para la paz ASCAL-G Asesinatos ASISC ASOCATA ASTROZONACAL AUTORIDADES TRADICIONALES Bakatá Bogotá Boletín Informativo Buenaventura Caldono Caloto Campesinos Capítulo Étnico Caquetá Catatumbo Cauca Cenpaz CESAR CESE BILATERAL Chocó Coca Sagrada Cocaleros Colectivo Juvenil Tulpa Caldono COLOMBIA Comunicados CONAFRO Congreso de los Pueblos CONPAZ CONPI Consejo Comunitario Consulta Previa Córdoba Corinto COVID19 CRIC CSIVI CULTURA Cumbal Cumbre Agraria Defensa de la Madre Tierra Defensor de DDHH Delincuencia Informática Denuncias Derechos Humanos Diálogos de paz ELN Eva Golinger Eventos FARC FENSUAGRO FEU Formación FORO FOSPA Frente Amplio Fuerza Pública Genocidio Gobierno Nacional Grupo Pijao Guajira Guardia Cimarrona Guardia Indígena Huber Ballesteros Ibagué Implementación impunidad Incauca Informes Instancia Especial con Pueblos Étnicos Intancia Especial con Pueblos Etnicos Internacional Jóvenes Justicia y Paz KWESX KXAW La paz Si es Contigo Líderes Sociales Luz Mery Panche Chocue Majayura Makaguan Marcha Patriótica Marcha Patriótica Cauca Marcha por la Paz María Jesús Pinto Masacre del Nilo Medio Ambiente Medios de comunicación Meta MOEPP movilizacion Mujeres Indígenas por la Paz Muralismo Nariño NASAS Natagaima Naya Ni una menos Nilo No más Abusos Norte del Cauca ONIC Opinión Organiación Popular organización estudiantil p Paramilitarismo PARO NACIONAL PAZ Paz en Peligro PCN Pioyá Pital PNIS Política Agraria Presidente de la Republica Prisioneros Políticos Protesta Social Pueblo Embera Pueblo Inga Pueblo Korebaju Pueblo Misak Pueblo Murui Muina Pueblo Nasa Pueblo Nuevo Pueblo Pijao Pueblos Indígenas PUPSOC Putumayo Quibdó Re-victimización Reconciliación REDDHFIC Relato REMAP Renán Vega San Vicente del Caguán Sucre Territorios interculturales TOLIMA Tomàs Gisbert Tulpa TUMACO Tumburao Unai Aranzandi Unión Patriótica UNIOS Valle del Cauca Videos Vigilia Por La Paz WAUNDEKO Wayúu Zona Veredal ZRC ZVTN




COMUNICADO PÚBLICO
 DICIEMBRE  DE 2016


COMBINACIÓN DE LUCHAS CONTRA LA AGRESIÓN DE LOS ENEMIGOS DE LA PAZ

Con la arremetida hacia el movimiento social en Colombia los enemigos de la Paz están demostrando que el camino no es fácil. A pesar que los cambios que se están realizando en el marco de los recientes acuerdos de Paz no afectan la inequidad en la distribución del poder o de la tierra, aunque si ataca la forma delincuencial como se ha obtenido la tierra y sienta las bases para que no se siga acumulando de forma ilegal.

Estos personajes han demostrado que además del plan inicial también hay plan b y c, primero en el espacio democrático se opusieron al plebiscito, luego se les escuchó e incluyeron sus propuestas “las razonables”  y aún continúan perpetuando el ciclo de violencia con los medios de comunicación a su favor -los cómplices del miedo-, pues no ha parado la máquina de muerte y terror que este último año ha encaminado a los hostigamientos, amenazas y asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos que asciende a más de 120 personas en lo que va corrido del año en especial a quienes hacen parte de Marcha Patriótica ¿otro genocidio?

Hoy desde la Coordinación Nacional de Organizaciones y Comunidades Afrodescendientes-CONAFRO es importante decirle a las colombianas y colombianos que  desde nuestra plataforma organizativa apoyamos el actual proceso de paz por el que transita el país, porque además de tener la esperanza de reformas estructurales del sistema político, social, cultural, ambiental y económico; es una apuesta por la vida digna de los pueblos negros afrocolombianos, raizales y palenqueros.

Denunciamos la persecución que tiene a nuestros líderes y liderezas indígenas y afrocolombianos especialmente a Luz Mery Panche y Héctor Carabalí Charrupí activistas reconocidos declarados recientemente objetivo del paramilitarismo que según el Estado dice que “no existe”, pero son muchas las personas que en el día a día lo viven.
Hector Carabalí


Luz Mery Panche


Para Luz Mery y Héctor como muchos líderes su acción ha sido siempre apoyar una causa justa, darlo todo por la paz y la construcción de un país mejor para la presente y futuras generaciones, participando como víctimas del conflicto en este país en múltiples escenarios de discusión convencidos que en los acuerdos están las bases organizadas para mañana dejarle a nuestros descendientes una mejor Colombia.

Desaprobamos cualquier forma de intimidación por parte de la oligarquía y los aparatos paraestatales Bacrim y autodefensas que se disponen en el malentendido de su paz a “limpiar a Colombia de cualquier miliciano guerrillero camuflado en la sociedad del fenómeno castro-chavista” ofreciendo dinero por cada una de las personas de su lista, los enemigos de la paz que se encubren hoy en las nuevas bandas que nunca se desmovilizaron y falsos lemas de ”Nuevo País o por una Colombia madre patria, para todos” ofendiendo, usurpando y tergiversando las justas luchas sociales y de nuestros líderes afrodescendientes e indígenas.

Aseguramos que los aumentos de feminicidios no solo son “crímenes pasionales” o “hechos aislados” como lo quieren hacer ver, sino que son síntomas de una sociedad enferma y violenta que ha naturalizado las prácticas de opresión y sevicia sobre niñas y mujeres en general, pero con una alta connotación racista y genocida en niñas y mujeres afrodescendientes e indígenas  convertidas en objetos de guerra, planteadas desde quienes tienen el “poder”, de la acumulación global capitalista que se valen de una justicia a favor de la burguesía blanca y machista.

Exigimos al gobierno la implementación de medidas que garantice el ejercicio de nuestras actividades colectivas, políticas y sociales.

Exigimos la implementación de los acuerdos de la Habana en especial el punto 3 del Fin del Conflicto que cuenta con grandes herramientas para hacerle frente a las acciones criminales contra el movimiento social.

Insistimos en que lograr la paz con justicia social tiene que ser un principio rector de todas las personas que habitamos este país, que lo queremos y estaremos dispuestas a trabajar conjuntamente por conseguirla e incluso con quienes sean detractores de esta propuesta sin vender nuestros principios.

Nos solidarizamos con CONPI, MARCHA PATRIÓTICA, CONGRESO DE LOS PUEBLOS, SINTRAHOSPICLINICAS, CGT, SINTRAEMCALI, PCN ASTRACAVA, ACIS,  MOVICE, JUVENTUD COMUNISTA, AFRODES, ASTRACAL, ASCAL-G, y otras plataformas organizativas en bienestar y reivindicación de los derechos de mujeres, campesinos, sindicalistas, maestros, estudiantes, trabajadores, víctimas del conflicto armado, étnico-culturales, de artistas que han sido perseguidas.

Estamos presentes en los 32 departamentos generando esperanzas de un nuevo país, porque no estamos dispuestos a que suceda un magnicidio como el de la Unión Patriótica, el escenario del post-conflicto no puede ser escenario de revivir la guerra.

Seguimos siendo cimarronas y cimarrones que reivindicamos las luchas que nuestros ancestros dieron por mejores condiciones de vida para los suyos, para todos.

Atentamente,


Coordinación Nacional de organizaciones y comunidades afrodescendientes  CONAFRO - Marcha patriótica.




Noticia en desarrollo


Ayer 25 de diciembre del 2016 A las 9:30 de la mañana, en la vía que comunica del Plateado a Argelia (Cauca) en el Punto llamado el Chamuscado, vereda Deziderio Zapata, fue asesinado el líder comunitario Anuar José Álvarez Armero C.C. 10.660.956 Socio de ASCAMTA líder campesino de la vereda Mirolindo y perteneciente al Comité cocalero de esa vereda.

El líder se transportaba en una motocicleta Eco Deluxe, viajaba del Plateado hasta su casa en la vereda Mirolindo, en el trayecto le hicieron persecución y cuando llegaron al punto del Chamuscado el cual es bastante desolado fue alcanzado por dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta HONDA CB 110 color azul quienes le dispararon en tres ocasiones en el pecho con arma corta ocasionándole la muerte

Red de Derechos Humanos del suroccidente colombiano “Francisco Isaías Cifuentes”

“La investigación se inició y después de las pesquisas uno de los primeros en caer en manos de las autoridades fue el mayordomo del predio y otros de sus compañeros como autores materiales mientras que el abogado y otros de los autores intelectuales lograron huir del país sin que hasta el momento les haya caído todo el peso de la ley.”

Por: Antonio Palechor Arévalo, 16 diciembre, 2016

Foto: Archivo Internet

  
25 años después

Era la noche del 16 de diciembre de 1991, en el mundo católico se iniciaba la temporada navideña con el rezo de la novena de aguinaldos, los niños asistían con devoción a este ritual no por la creencia en un ser Superior sino por la inocencia que el Niño Dios les traería el regalito que habían soñado durante todo el año. Entre tanto en una vivienda de la Hacienda el Nilo, resguardo de Huellas, municipio de Caloto en el Norte del Cauca, comuneros de esa parcialidad residentes en los alrededores de ese predio se reunían para evaluar la jornada de trabajo de esta fecha y trazaban los planes a seguir para poder obtener la Finca en mención para lo cual ya se había iniciado las negociaciones con su propietaria. El maíz plantado ya estaba alto y en poco tiempo podrían disfrutar de la primera cosecha. Aunque no tenían la alegría por iniciar la navidad, si la sentían por contar en el siguiente año un pedazo de tierra para garantizar la pervivencia de las nuevas generaciones.

La tranquilidad de la noche y la reunión que avanzaba sin contratiempos fue interrumpida por el ruido y las órdenes de salir que se emitían por personas que salían desde el maizal con armas de fuego de largo alcance y cubriendo sus caras con capuchas negras. La orden era precisa debían salir de la casa en la que se reunían. Algunos en forma rápida consideraron que debían escapar y otros determinaron atender a los extraños que llegaban  y uno a uno los hicieron tender sobre el la fría y mojada tierra que tanto habían soñado. De ahí en adelante una serie de disparos con fusiles y metralletas acabaron con la vida de 20 personas entre adultos, hombres, mujeres y niños para continuar con una “carnicería humana” ensañándose con los cuerpos que los remataron con hacha y armas corto punzantes.

Solo uno de los nativos logró escaparse de esa masacre y logró llegar hasta el centro de salud de Caloto donde fue atendido de heridas leves que le causaron los criminales cuando  huía del escenario del múltiple crimen. Desde ese lugar logró comunicarse con la oficina del CRIC para contar lo sucedido y en medio del dolor y el temor por lo que pudiera ocurrir con su vida elaboró una lista con los nombres de las primeras trece personas que entregaron su vida en la lucha por cumplir con el primer punto del Programa de la organización “recuperar las tierras de los resguardos”. En seguida la noticia se regó por el mundo entero iniciando por Popayán donde desde una emisora se lanzó un informe extraordinario hacia las seis de la mañana y en adelante inició el desplazamiento de muchos medios de comunicación hacia el sitio de los hechos.

Entre tanto desde el Consejo Regional Indígena del Cauca, se responsabilizaba al Gobierno Nacional de los hechos acaecidos teniendo en cuenta que en varias ocasiones se había denunciado que un abogado de los presuntos propietarios del predio, acompañado de hombres armados había llegado  hasta esa región para conminar a los indígenas a salir con la amenaza de utilizar la fuerza para sacarlos. Es más, el entonces presidente del CRIC Cristóbal Secue puso en conocimiento el asunto ante el Consejo Asesor de Política Indigenista que en esa ocasión presidió el Gobernador del Cauca Juan Carlos López Castrillón, que sesionó en el auditorio del Banco del Estado el viernes 13 de diciembre de ese año y en esa misma fecha se ofició al alto Gobierno para reiterar la denuncia, que seguramente no alcanzó a llegar a tiempo a los destinatarios directos.

La primera delegación del Consejo Regional Indígena del Cauca llegó pasadas las diez de la mañana al sitio de los hechos y pudo observar  la espeluznante escena del crimen. Una larga fila de cuerpos inertes con heridas producidas con arma de fuego en diferentes partes del cuerpo, un anciano que mostraba parte del cerebro con el que pensó en la recuperación  de tierras, un niño con el maletín de sus cuadernos a la espalda con los que pretendía cambiar la situación de su familia y su comunidad, una mujer que había parido varios hijos para que siguieran la lucha que habían iniciado hacía 20 años sus padres y abuelos, y 17 personas más que no pudieron conocer la tierra prometida. Solo unos minutos después arribó la delegación de los organismos de seguridad para adelantar las diligencias de inspección de los cadáveres, la identificación y el traslado hacia la morgue para todos los trámites de ley.

Algunos familiares de las víctimas derramaban sus lágrimas de dolor por la desaparición de  sus seres queridos, por el dolor de una justicia inoperante que no atendió las denuncias a tiempo, por la rabia de ver como la respuesta al clamor de la tierra se respondió con balas que cortaron el camino andado. Otros reflejaban la desesperanza en forma silenciosa mientras que en los corrillos se rumoraba que tras la masacre estaban los propietarios del predio, el abogado, el mayordomo y hasta de la participación de la policía nacional que curiosamente estando acantonada a pocos metros de la finca no escucharon nada.

El alcalde municipal de Caloto Faraon Angola también llegó al sitio de los hechos para entregar un saludo de solidaridad con las familias de las víctimas y solo afirmó que el tema de las denuncias tenía que ser atendido por los organismos de seguridad competentes y los otros asuntos como el de la tierra al entonces Incora y al gobierno nacional. Los helicópteros del Ejército Nacional surcaban el cielo azul, lo que generaba mayor temor entre los comuneros que de diferentes regiones ya habían llegado para apersonarse de esa situación mientras que agentes del Departamento Administrativo de Seguridad hacían toda clase de preguntas para ir recopilando datos que les pudieran dar pistas de los criminales.

En horas de la tarde la penosa diligencia de inspección de los cadáveres terminó y fueron trasladados hasta las dependencias del Instituto Nacional de Medicina Legal para efectos de la necropsia mientras que directivos de los cabildos  y el CRIC adelantaban los preparativos para el sepelio y la manifestación de protesta. Delegados de la Fiscalía y la Policía se llevaron consigo las pruebas mientras que familiares de las víctimas y comunidad en general quedaban en medio de la incertidumbre porque se rumoraba que vendrían nuevas acciones armadas en contra de los comuneros del norte del Cauca.

Al día siguiente en forma improvisada en la población de Caloto se adelantó la velación de las víctimas y después el propio Arzobispo de Popayán, Monseñor Alberto Giraldo Jaramillo ofició la Eucaristía en la que pidió celeridad en las investigaciones  por este múltiple asesinato y condenó el hecho aleve que terminó con la vida de 20 inocentes que lo único que reclamaban era el derecho de contar con la tierra de su resguardo que había pasado a manos extrañas. Anatolio Quirá Guauña, Senador de la república por el movimiento indígena acompañado de otros congresistas también se sumó al dolor de estas comunidades e instó al gobierno nacional a responder por las víctimas bajo la consideración que fue la negligencia del Estado que dio como origen la horrible masacre.  Los cuerpos, uno a uno desfilaron por la calle principal hasta el cementerio central donde permanecerían por algún tiempo para luego volver a la tierra, la misma por la que tanto lucharon y donde hoy reposan con una cruz que recuerda el sitio donde cayeron bajo las balas asesinas.

La investigación se inició y después de las pesquisas uno de los primeros en caer en manos de las autoridades fue el mayordomo del predio y otros de sus compañeros como autores materiales mientras que el abogado y otros de los autores intelectuales lograron huir del país sin que hasta el momento les haya caído todo el peso de la ley. Todas las evidencias señalaban que dentro de los autores intelectuales y materiales se encontraban uniformados de la Policía Nacional acantonados en Santander de Quilichao y que se trataba del Capitan Fabio Alejandro Castañeda Mateus  y el Mayor Jorge Durán Argüelles ahora generales en retiro de la institución armada. Solo cuatro años después, en 1995 fueron condenados  por esta matanza Nicolás Quintero Zuluaga, Leonardo Peñafiel Correa y Édgar Antonio Arévalo Peláez, sentenciados a penas de entre 18 y 14 años de cárcel por un juez de Cali. Entre tanto Luis Alberto Bernal Seijas, Carlos Arturo Bahos Mejía, Carlos Alberto Flórez Alarcón  fueron condenados a 29 años de prisión mientras que Neimber Marín Zuluaga recibe una condena de 25 años. Otro de los responsables materiales es Orlando Villa Zapata, alias Rubén, que recibió una sentencia de 25 años de reclusión de los cuales solo pagó seis toda vez que en 1998 se fugó de la Carcel Villa hermosa de Cali para integrarse a las Autodefensas Unidas de Colombia de las cuales se desmovilizó el 23 de diciembre de 2005.

Muchos años después un jefe paramilitar del Bloque Calima de las Autodefensas Unidas de Colombia terminó de desenredar la piola del complot para esta masacre indicando que en la finca la Emperatriz del municipio de Caloto se fraguó todo el plan para el asesinato colectivo en una reunión en la que participaron terratenientes, políticos, el naciente grupo paramilitar y oficiales de la Policía nacional, hecho que motivó la reapertura de la investigación para incluir de nuevo a los  uniformados mencionados anteriormente.  Este hecho originó que el Consejo de Estado sentenciara a Castañeda Mateus y a Duran Argüelles a pagar al Estado el 80 por ciento de una millonaria multa por esta masacre indicando que los señalados son “responsables de perjuicios ocasionados a los demandantes a consecuencia de los hechos ocurridos el 16 de diciembre de 1991 en la hacienda El Nilo  del municipio de Caloto (Cauca).

¿Pero cuales eran las razones para ejecutar esta masacre? Es una de las preguntas que siempre se formularon las comunidades teniendo en cuenta que la negociación del predio el Nilo ya se encontraba avanzada al punto que tenían permiso para la plantación de cultivos. La respuesta se conoció algunos meses después y tenía que ver con un intento del narcotráfico por apoderarse de ese importante corredor para sus actividades ilícitas, razón por la cual compraron el predio a su propietaria con dinero a la mano pese a que se tenían acuerdos iniciales con el Incora. Otro aspecto, en el que jugaron papel especial los terratenientes era evitar que los indígenas accedieran a las tierras planas porque se convertían en potenciales enemigos en sus planes de expansión de monocultivos como la caña de azúcar mientras que los políticos miraban con preocupación el crecimiento del Movimiento Indígena y el apoyo que empezaban a recibir de otros sectores  sociales como campesinos y afrocolombianos  y  en consecuencia eran una amenaza en sus intereses electorales.

Hoy 25 años después recordamos este trágico hecho que conmovió al mundo entero y que hasta el momento no está totalmente esclarecido porque hace falta atar muchos cabos que se encuentran sueltos. Respecto a los compromisos del gobierno nacional, éstos aún no se han cumplido en su totalidad y también años después, personajes que dicen ser amigos de los indígenas buscan sacar su tajada financiera, apoyar otros oscuros intereses y desprestigiar al movimiento indígena.

Paz en la tumba a esos 20 héroes del movimiento indígena colombiano y el acompañamiento solidario para familiares de las víctimas que seguramente hoy recordarán esta dolorosa tragedia y elevaran una plegaria a sus dioses para que este hecho no continúe en la impunidad.

Por: Antonio Palechor Arévalo


MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget