marzo 2015
Abya Yala ACIN ACISC ACIT ACONC Acuerdo Final Afrocolombianos Afrofeministas Agencia Prensa Rural ALCALDE Alexander Escobar amazonia Amenazas America Latina ANZORC Arauca Arte para la paz ASCAL-G Asesinatos ASISC ASOCATA ASTROZONACAL AUTORIDADES TRADICIONALES Bakatá Bogotá Boletín Informativo Buenaventura Caldono Caloto Campesinos Capítulo Étnico Caquetá Catatumbo Cauca Cenpaz CESAR CESE BILATERAL Chocó Coca Sagrada Cocaleros Colectivo Juvenil Tulpa Caldono COLOMBIA Comunicados CONAFRO Congreso de los Pueblos CONPAZ CONPI Consejo Comunitario Consulta Previa Córdoba Corinto COVID19 CRIC CSIVI CULTURA Cumbal Cumbre Agraria Defensa de la Madre Tierra Defensor de DDHH Delincuencia Informática Denuncias Derechos Humanos Diálogos de paz ELN Eva Golinger Eventos FARC FENSUAGRO FEU Formación FORO FOSPA Frente Amplio Fuerza Pública Genocidio Gobierno Nacional Grupo Pijao Guajira Guardia Cimarrona Guardia Indígena Huber Ballesteros Ibagué Implementación impunidad Incauca Informes Instancia Especial con Pueblos Étnicos Intancia Especial con Pueblos Etnicos Internacional Jóvenes Justicia y Paz KWESX KXAW La paz Si es Contigo Líderes Sociales Luz Mery Panche Chocue Majayura Makaguan Marcha Patriótica Marcha Patriótica Cauca Marcha por la Paz María Jesús Pinto Masacre del Nilo Medio Ambiente Medios de comunicación Meta MOEPP movilizacion Mujeres Indígenas por la Paz Muralismo Nariño NASAS Natagaima Naya Ni una menos Nilo No más Abusos Norte del Cauca ONIC Opinión Organiación Popular organización estudiantil p Paramilitarismo PARO NACIONAL PAZ Paz en Peligro PCN Pioyá Pital PNIS Política Agraria Presidente de la Republica Prisioneros Políticos Protesta Social Pueblo Embera Pueblo Inga Pueblo Korebaju Pueblo Misak Pueblo Murui Muina Pueblo Nasa Pueblo Nuevo Pueblo Pijao Pueblos Indígenas PUPSOC Putumayo Quibdó Re-victimización Reconciliación REDDHFIC Relato REMAP Renán Vega San Vicente del Caguán Sucre Territorios interculturales TOLIMA Tomàs Gisbert Tulpa TUMACO Tumburao Unai Aranzandi Unión Patriótica UNIOS Valle del Cauca Videos Vigilia Por La Paz WAUNDEKO Wayúu Zona Veredal ZRC ZVTN

Los ataques llegaron pocos meses después que Astracava denunciara las violaciones de derechos humanos cometidas por el Batallón de Alta Montaña No. 10. Desde ese momento los campesinos debieron soportar los falsos señalamientos del coronel Edward Galvis, quien les acusó de ser obligados por la guerrilla para realizar las denuncias.

2015/ Marzo 27/ Por: Alexander Escobar

El 9 de febrero comenzaron las amenazas y la campaña de desprestigio contra las Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (Astracava) y la Marcha Patriótica en Tuluá. Las amenazas y los hostigamientos contra estas dos organizaciones no son nuevos y se remontan a años atrás. Sin embargo, esta vez la propaganda negra y la guerra sucia llegaron acompañadas de una estrategia que incluye la creación de un perfil en Facebook de una falsa ONG de mujeres que dice llamarse ‘Resistencia Civil’. (Ver: Con fachada de ONG adelantan guerra sucia contra campesinos y la Marcha Patriótica)

Los ataques llegaron pocos meses después que Astracava denunciara las violaciones de derechos humanos cometidas por el Batallón de Alta Montaña No. 10, cuya base de operaciones está instalada en Barragán, corregimiento del municipio de Tuluá en el departamento del Valle del Cauca. Desde ese momento los campesinos debieron soportar los falsos señalamientos del coronel Edward Galvis, quien les acusó de ser obligados por la guerrilla para realizar las denuncias. (Ver: Escuche cómo el Ejército acusa falsamente a campesinos de Tuluá)


Por estos señalamientos y otros hechos no existen sanciones contra los miembros de la Fuerza Pública. Y esto sumado a la falta de investigaciones y resultados provocó que las amenazas y los hostigamientos se agudizaran. El pasado 23 de marzo la falsa ONG volvió a atacar dejando al descubierto un trabajo de inteligencia militar con seguimientos específicos en zona montañosa de Tuluá contra los integrantes de Astracava y la Marcha Patriótica. La víctima esta vez sería Harold Ordoñez, integrante del equipo técnico de esta organización campesina. Denuncia la REDDHFIC que luego de asistir a reuniones en los corregimientos de Monteloro y Santa Lucía en Tuluá, Harold Ordoñez recibió de ‘Resistencia Civil’ la siguiente amenaza en su perfil de Facebook:

Hoy cuando lo vieron bajar escuché que comentaron “ahí va ese sapo guerrillero que viene a lavar cabezas”. Trate de andar siempre con varias personas, de no andar tan solo, de andar siempre preferiblemente de día. A pesar de nuestra diferencia ideológica la vida es sagrada y nadie tiene por qué quitársela a otros”. (Ver denuncia)

Varias de las amenazas y seguimientos han sido orquestadas desde Barragán, corregimiento donde tiene su base el Batallón de Alta Montaña No. 10, como lo demuestra el mensaje contra la Marcha Patriótica publicado por ‘Resistencia Civil’ el 20 de febrero, y donde se aprecia claramente el lugar de operaciones:


Hasta el momento la impunidad rodea este caso de amenazas que aplica operaciones de inteligencia militar en todos los niveles contra la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca y la Marcha Patriótica. La falta de resultados es el común denominador en este tipo de casos de propaganda negra, cuyas  campañas de desprestigio terminan con montajes judiciales y el asesinato de líderes e integrantes de las organizaciones sociales que trabajan por la paz con justicia social.

Las escuelas de formación política se han caracterizado por reivindicar aquellos líderes que han luchado por la defensa de sus territorios. Por ello cada escuela ha sido representada con el nombre del líder indígena más relevante, sin desconocer el aporte que otros compañeros han realizado en sus respectivas comunidades.

2015/ Marzo 13/ CONPI/ Por: Participantes escuelas de formación

En el momento que surge la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas de Colombia (CONPI),  se crea la comisión de educación e investigación, que tiene como objetivo llegar a todas las comunidades indígenas con escuelas de formación política,  talleres sobre temas de gran importancia para las comunidades y capacitar a líderes que ayuden a fortalecer sus procesos de base, en este caso los cabildos, e identificar las diferentes problemáticas para consolidar la propuesta de la coordinación.
               
La organización y formación política es la base de toda sociedad y tiene como objetivo formar sujetos políticos que ayuden en la construcción de mejores sociedades teniendo en cuenta  el contexto social, político o cultural de cada pueblo.

Las escuelas de formación política se han caracterizado por reivindicar aquellos líderes que han luchado por la defensa de sus territorios. Por ello cada escuela ha sido representada con el nombre del líder indígena más relevante, sin desconocer el aporte que otros compañeros han realizado en sus respectivas comunidades.

Si bien la educación formal sólo ha servido para enervar la forma de pensar de los indígenas, llevándolos cada día a aceptar la historia de los que en otrora “vencieron”, es necesario también socavar en la historia de los pueblos para que recuperen su memoria y así lograr mantener la esperanza y fortaleza de continuar perviviendo como pueblos indígenas.

Precisamente, las tres escuelas de formación política y organización que se llevaron a cabo con la comunidad indígena del pueblo Embera Katio en el departamento de Córdoba, surgieron como iniciativa de los campesinos asociados en ASODECAS (Asociación Campesina para el Desarrollo del Alto de Sinú), como una forma de ofrecer al pueblo Embera Katio  la posibilidad de informarse sobre sus derechos, y la necesidad de que juntos comprendan las problemáticas que se avecinan sobre sus tierras ancestrales, hasta el punto de su desaparición como pueblos.

Sabemos que el campesinado no escuchó al líder indígena Kimi Pernia Domico cuando les habló sobre la construcción de la represa Urrá y en ese entonces no se solidarizó para hacer resistencia. En esta ocasión es el campesino el que se acerca a las comunidades indígenas para que juntos unan esfuerzos de lucha y resistencia frente a las pretensiones de las empresas transnacionales, que nuevamente buscan inundar sus tierras.

En estos espacios de formación nos encontramos con un alto grado de desconocimiento que tienen las comunidades en materia de legislación indígena, sobre sus derechos como pueblos ancestrales, y aún más sobre las diferentes políticas económicas extractivistas que se han diseñado sobre sus territorios. En este sentido podemos decir que el Estado colombiano no está interesado en socializar sus intereses sobre el territorio, y que algunos dirigentes se han despreocupado en mantener a sus comunidades informadas, generando con ello abandonó no sólo del Estado sino de las organizaciones que los representan como indígenas.

Frente a lo anteriormente mencionado nos surgen los siguientes interrogantes:

¿En manos de quién está la “representación” de los pueblos indígenas? ¿Qué pretenden al no formarlos políticamente y peor aún, usar mecanismos de intimidación para que a nivel individual, como sujetos políticos autónomos, no busquen profundizar en temas como la administración pública, el sistema general de participación (SGP), o cómo se distribuyen sus recursos girados desde el Estado?


Es necesario prestar suma importancia a estos interrogantes. Somos conscientes de que surgirán más en la medida que avancemos en estos espacios formativos, pero ya es competencia y total responsabilidad de sus autoridades dar respuesta a muchas inquietudes que tienen los comuneros.

Se ha hecho hincapié en algunos de los temas abordados, tales como la historia y legislación indígena, los Derechos Humanos, la consulta previa y el proceso de paz, desde el acumulado de saberes y diálogos acordados con la misma comunidad que permiten avanzar en  el carácter político y organizativo de las comunidades, generando una respuesta clara sobre el objetivo de las escuelas.

Valoramos y resaltamos el valor de la  participación de la mujer, de los mayores, de algunas autoridades y profesores,  quienes a su vez ayudaron como traductores. El compromiso adquirido por cada delegado es continuar la formación política y organizativa y reproducir tal conocimiento al interior de cada comunidad, responsabilidad que es de suma importancia.

Al terminar este primer proceso de las escuelas, queda el compromiso de avanzar en la formación en temas como: administración pública, mecanismos de participación política, gestión, entre otros.

Además, está trazado crear espacios y grupos de investigación sobre su cultura, y avanzar en la creación del grupo de mujeres, de la guardia indígena y una comisión de derechos humanos; se buscará también visibilizar la problemática de la región a través de la comunicación popular y realizar las  denuncias ante entidades de carácter nacional e internacional, pero ante todo formar desde la comunidad un nuevo relevo generacional que adquiera el compromiso de defender y avanzar en la recuperación del territorio, fortalecimiento, organización y autodeterminación como pueblos indígenas.

Destacamos el trabajo de articulación solidario, fraternal y de unidad  de  ASODECAS, permitiendo con ello cada día aunar esos lazos de fuerza para la lucha y resistencia en defensa de los territorios, aumentando los espacios de unidad con el movimiento social en Colombia y aquellos que, sin intereses económicos de por medio, deseen caminar hacia la formación y organización, en sintonía con las decisiones del país y el alcance de una paz con justicia social.

Las amenazas del paramilitarismo se ensañan contra la comunidad indígena de Pradera, Valle del Cauca. Denuncia la Orivac que un panfleto firmado por las Águilas Negras fue dejado en la Casa Indígena de este municipio.  

2015/ Marzo 13/ Por: REMAP

Las amenazas llegaron el 8 de marzo. El panfleto, firmado por las Águilas Negras, arremete contra el Resguardo Kwet Wala de Pradera como retaliación por su participación en la recuperación de tierras que adelanta la comunidad indígena en el norte del Cauca.

Dicen los paramilitares que su accionar se da para favorecer a los dueños de los grandes ingenios azucareros que están en posesión de las extensiones de tierra que reclaman los indígenas. “Ardila Lule nos va agradecer cuando los hayamos picado como palos de leña”, afirman las Águilas Negras. (Ver amenazas)

Los paramilitares además señalan que de nada serviría denunciar las amenazas a la policía porque, según ellos, trabajan en forma conjunta: “a la policía no les tenemos miedo porque ellos son nuestros amigos”.

Por estos hechos la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca (Orivac) ha exigido al Gobierno Nacional tomar las medidas necesarias para garantizar la vida de la comunidad indígena de Pradera y realizar las investigaciones del caso que realmente brinden resultados concretos contra el paramilitarismo.

Ver también:

DENUNCIA DE LA ORIVAC:

La Consejería de la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca, ORIVAC, denuncia amenazas en contra de líderes indígenas del municipio de Pradera, en el Valle del Cauca, por apoyar la liberación de la madre tierra de los hermanos indígenas de la zona norte del Cauca.

La Consejería de Derechos Humanos de la Organización Regional ORIVAC, en conjunto con las Autoridades Indígenas del Valle del Cauca y la Comunidad en general, denuncian y manifiestan su rechazo de las amenazas recibidas por parte del grupo armado denominado: Águilas Negras Bloque Capital, fechado el día domingo 08 de marzo de 2015, donde de una manera muy cobarde dejaron un panfleto amenazante, en las instalaciones de la Casa Indígena ubicada en la zona urbana del Municipio de Pradera en el Valle del Cauca.

Antecedentes:

- El sábado 28 de enero de 2014, ya hace más de un año mediante correo electrónico llegó un panfleto que contenía una amenaza intimidante y vulgar hacia miembros del Resguardo Indígena Kwet Wala, en el Municipio de pradera, Valle, donde le daban 24 horas para que desalojaran el resguardo Indígena, pues de contrario los asesinarían a todos.

- El día miércoles 01 de febrero de 2014, pese a las denuncias realizadas por la comunidad y las interpuestas por la ORIVAC, cuatro días después, hombres camuflados y armados que se hicieron llamar como “AGUILAS NEGRAS RASTROJOS DEL BLOQUE MILITAR VALLE DEL CAUCA” regaron panfletos amenazantes en los Municipios de pradera, florida y Dagua en el valle del cauca, donde hacían amenazas directas a muchos de nuestros hermanos indígenas, donde describían de la manera más cobarde, cruel y temeraria las acciones que realizarían por que según ellos: son guerrilleros e invasores de tierras.

Hechos:

El día domingo 08 de marzo del presente año, en la casa indígena del Resguardo Kwet Wala, ubicada zona urbana del Municipio de pradera, dejaron un panfleto encabezado por las denominadas: Águilas Negras, Bloque Capital D.C. el cual contiene un escrito sistematizado amenazante e intimidante, donde señalan y amenazan a tres compañeros indígenas, por colaborar en la liberación de la madre tierra de los hermanos indígenas del municipio de Corinto Cauca, y aunque no mencionan nombres concretamente, sabemos a quién va dirigido, pues de acuerdo a amenazas anteriores es claro el mensaje dado.

A continuación, apartes del panfleto:

“Le damos 24 horas a los ijueputas indios de pradera………….y no habrá fosa común para ustedes guerrilleros ijueputas por roba tierras…….los que respaldaron a los guerrilleros de corinto a los tres que fueron los tenemos identificados”.

“No estamos jugando….. Estamos muy cerca los tenemos en la mira no estamos recochando esta vez si vamos en serio que con sus paros y tomas no dejan trabajar a la gente de bien Ardila Lule nos va agradecer cuando los hallamos picado como palos de leña…..les queda poquito tiempo para que se despidan de sus familias…….”

El lenguaje vulgar y brutesco con el que se refiere la amenaza nos demuestra que hay actores oscuros llenos de odio y rencor con muchos de nuestros líderes indígenas y en este caso no solo  con los tres compañeros del municipio de pradera, si no con todo la comunidad de pradera, el pueblo Nasa del Valle del Cauca y Colombia.

Rechazamos:

Los Pueblos Indígenas del Valle del Cauca repudiamos contundentemente estas execrables amenazas que rebasa todas las formas de maldad demostradas por los grupos armados, pues patentiza la sevicia de sus integrantes, en contra los pueblos indígenas del Valle del Cauca y Colombia.

Queremos dejar claro ante la opinión pública, a la sociedad colombiana  en general que nuestras justas luchas, no son pensadas para perjudicar a la sociedad, que hay una historia en Colombia que no se ha contado, que el ejercicio de Liberar la Madre tierra no es un capricho, pues nuestro mandato ancestral nos orienta que debemos recuperar lo que nos fue arrebatado con: Amenazas, Muertes, Masacres, y toda clase de engaños, pues es nuestra herencia ancestral, que no estamos arrebatando tierras a personas que han logrado conseguir su trabajo con esfuerzo, nuestra justa lucha es contra los verdaderos ROBATIERRAS, aquellos que le temen a la verdadera historia y que tiemblan cuando se trata de contar la verdad a la sociedad Colombiana.

Convocamos:

A todas las autoridades, Jóvenes, adultos, mayores, hombres y mujeres para que continuemos activamente, caminando la palabra y así, cumplamos el mandato ancestral para la recuperación de Nuestra Madre Tierra, apoyando a los hermanos indígenas de la zona Norte del Cauca, Igualmente para que en una sola masa y como un solo puño repudiemos y estemos muy atentos de las manos oscuras que tratan de desestabilizar nuestras justas luchas, que rodeemos a nuestros líderes y lideresas ante cualquier hecho que se pueda presentar.

Hacemos un llamado a los medios masivos de comunicación, Televisión, Radio, prensa y Multimedia (internet), para que realicen un ejercicio comunicativo respetuoso, contextualizado, donde se imparta el principio del respeto y la verdad, pues hemos visto, escuchado y leído en medios muy influyentes la falta de un contexto y contraste de la información.

Exigimos: a las autoridades competentes de orden local, regional y nacional de: Derechos Humanos, defensoría del pueblo, Fiscalía, procuraduría, contraloría y todos los entes de protección, realizar las investigaciones pertinentes de los hechos y dar resultados, pues nos preocupa la vida de nuestros hermanos indígenas de pradera, Valle. “Que se realicen acciones cuando esté nuestro cuerpo físico en vida”

Finalmente pedimos solidaridad de las demás Organizaciones Sociales, tanto Nacionales como Internacionales frente a estos hechos que preocupan una vez más a nuestros pueblos indígenas del Valle del Cauca y en especial al pueblo Indígena Nasa del Valle del Cauca-Colombia.

Fuente: http://remapvalle.blogspot.com/2015/03/en-el-valle-aguilas-negras-amenazan.html

La recuperación de tierras se da como única vía de subsistencia de las comunidades indígenas, debido al incumplimiento del Gobierno de entregarles más de 25.000 hectáreas que desde 1991 fueron estipuladas en diferentes acuerdos.

2015/ Marzo 3/ Por: REMAP

Armas de fuego y artefactos no convencionales son utilizadas por el Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbios) contra indígenas que desde el pasado 26 de febrero adelantan un proceso de recuperación de tierras en diferentes predios del norte de Cauca.

Los hechos fueron constatados por la Comisión de Verificación y Acompañamiento del Frente Amplio por la Paz y la Cumbre Agraria que el 2 de marzo visitó la zona.  “A la fecha, se reportan 57 indígenas heridos, producto de agresiones directas de la Fuerza Pública; nueve heridos por artefactos no convencionales utilizados por el ESMAD; varios por arma de fuego disparada de manera directa” (ver informe).

La situación en la zona es denunciada como crítica, donde se informa la desaparición y posterior asesinato de dos comuneros a mediados de febrero, y que se relaciona con el actual y “continuo patrullaje de hombres armados, presuntos paramilitares en las Haciendas La Emperatriz y el Municipio de Caloto”. Y se agrava por los actos de estigmatización del alcalde de Corinto, Oscar Quintero, quien califica de manera permanente de “terroristas” a las comunidades, y por las amenazas a la vida que se dan a través de “la circulación de panfletos emitidos por grupos paramilitares – Rastrojos y Águilas Negras – anunciando limpieza social y amenazando de manera directa a organizaciones y dirigentes. Quienes tildan a la comunidad y sus dirigentes de ‘Roba tierras’”

Noticias UNO: Indígenas denuncian utilización de armas de fuego

La ocupación de los predios, en las que se encuentran varias haciendas del ingenio Incauca, se da como única vía de subsistencia de las comunidades indígenas, debido al incumplimiento del Gobierno de entregarles más de 25.000 hectáreas que desde 1991 fueron estipuladas en diferentes acuerdos. Razón por la cual la Comisión anota que la “crítica situación que se presenta en los territorios del Norte del Cauca, requiere una solución a través del dialogo y no con el uso de la fuerza, que conduzca al establecimiento de UN PACTO TERRITORIAL que comprometa grandes empresarios de la Caña con el respeto a los derechos ancestrales de los indígenas a la tierra y el territorio”.

Finalmente la Comisión llama a las vías del diálogo solicitando la instalación de una Mesa de Interlocución entre los indígenas y el Gobierno, y a que no haya más represión por parte del Estado; del mismo modo insta a que se investiguen los hechos que comprometen a la Fuerza Pública con violaciones a los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, y se encuentre a los responsables de los asesinatos y amenazas en la zona.


Ver informe final

Fuente: http://remapvalle.blogspot.com/2015/03/57-heridos-reportan-el-frente-amplio-y.html


Eduardo Pizarro desconoció mis apreciaciones, que suponían hacerle modificaciones a su escrito y solicitarle con argumentos que incorporara los resultados de mi indagación sobre el rol que ha desempeñado Estados Unidos en el conflicto colombiano.
Foto: www.anarkismo.net

2015/Marzo 3/ Por: Renán Vega Cantor

“A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio
puede ser interpretado como aquiescencia”.
Miguel de Unamuno, Universidad de Salamanca,
12 de octubre de 1936.

Después de leer la “relatoría” presentada por Eduardo Pizarro en la Mesa de Diálogos de La Habana he constatado con indignación que es prácticamente igual al borrador que fue entregado el 18 de enero a los comisionados. Esto no tendría ningún problema si quienes leímos esa versión hubiéramos estado completamente de acuerdo y no hubiéramos enviado notas y sugerencias, para ser incorporadas a la versión final, como le corresponde a un relator. Seguramente algunos comisionados no hicieron comentarios al texto, pero ese no fue mi caso, porque el domingo 25 de enero envié un documento de 16 páginas con comentarios a los dos borradores de “relatoría”. Mientras que mis sugerencias fueron aceptadas e incorporadas en el documento de Moncayo, ninguna de ellas fue incluida en el documento de Pizarro. (Ver texto de mi autoría: Observaciones sobre relatorias.pdf).

Eduardo Pizarro desconoció mis apreciaciones, que suponían hacerle modificaciones a su escrito y solicitarle con argumentos que incorporara los resultados de mi indagación sobre el rol que ha desempeñado Estados Unidos en el conflicto colombiano. Pizarro desconoció las pocas reglas de juego que habíamos fijado por unanimidad los miembros de la Comisión Histórica del Conflicto Armado y sus Víctimas (CHCAV), en las reuniones del 27 de agosto y del 30 de septiembre en la Sede Episcopal, cuando se estableció un calendario de trabajo. En ese cronograma se acordó lo siguiente: entrega de los informes individuales el 21 de noviembre; luego, los relatores presentarían su propuesta de relatoría el 5 diciembre; después, los relatores devolverían el texto a los comisionados que tendrían un plazo de siete días para comunicar sus opiniones por escrito; y, por último, entre el 12 y el 15 de diciembre se harían las correcciones finales a las relatorías y se efectuaría una reunión de cierre para intercambiar comentarios sobre los textos definitivos.

La suspensión de las conversaciones de La Habana por parte del gobierno colombiano, así como problemas de tiempo de los relatores, hicieron que se modificara este calendario interno de trabajo, aunque se mantuvo la fecha de entrega del informe individual, para el 21 de noviembre. No obstante, esto no significó que se cambiaran las reglas de juego que habíamos establecido. Las propuestas de relatorías llegaron a mi correo electrónico el 18 de enero, acompañadas de una nota en la cual se informaba que había plazo hasta el lunes 26 de enero para que cada miembro de la CHCAV hiciera sus respectivos comentarios. En su mensaje Víctor Manuel Moncayo dice de manera textual: “Apreciados colegas: hemos convenido con Eduardo Pizarro remitirles el proyecto de borrador que cada uno ha preparado. […] La idea es recibir sus comentarios y observaciones a más tardar el 26 de enero de 2015. Posteriormente hemos programado una reunión de todos los integrantes de la CHCV el 31 de enero a las 8.am en la sede de la conferencia episcopal, para intercambiar ideas sobre las relatorías y las observaciones que se hayan formulado”. (Correo electrónico, enero 18 de 2015, énfasis mío).

En forma cumplida remití mis comentarios a los dos relatores el domingo 25 de enero y las primeras reacciones me hicieron pensar que serían tenidos en cuenta, pues Eduardo Pizarro en un correo electrónico del 26 de enero habla de “los comentarios que me envía Renán Vega, que voy a estudiar con responsabilidad […]”. Esto me hizo suponer en forma cándida, que eso se iba a hacer, y, en consecuencia, se modificaría el borrador de “relatoría” y se incluirían mis sugerencias, o por lo menos una parte de ellas. No sabemos si las estudió o no, porque al final primó la irresponsabilidad intelectual.

Como era previsible, el sábado 31 de enero Eduardo Pizarro no asistió a la reunión final de la CHCAV y por lo tanto no existió la posibilidad física de discutir su propuesta de relatoría. Porque esa era la finalidad: no dar la cara para no debatir y dejar el borrador tal cual, como efectivamente sucedió.

En esas condiciones, como hecho cumplido, entregó a la Mesa de Conversaciones de Paz de la Habana el mismo texto de su propuesta inicial, desconociendo en forma arrogante mis críticas y aportes.

Para mí, éste es un hecho inaceptable, nada democrático, escasamente transparente, sin la menor muestra de pluralismo y de una muy cuestionable actitud ética, no solo respecto a la Comisión y uno de sus miembros, sino de irrespeto ante la sociedad colombiana, por burlar los acuerdos establecidos y silenciar voluntariamente el mensaje de uno de los comisionados. Para qué hablar tanto de democracia y pluralismo, si cuando se necesitó ponerlos en práctica, para incorporar conceptos que no comparte el relator, sencillamente se desconocieron, como si nunca hubieran existido. No sobra recordar que la democracia supone admitir los juicios de quienes piensan distinto y no solo de quienes están de acuerdo. Por eso, resulta tragicómico que al texto de Pizarro se le titule “Una lectura múltiple y pluralista (sic) de la historia”, cuando en realidad no tiene nada de pluralista.

Por todas estas razones, manifiesto mi más enérgico rechazo a la actitud de Eduardo Pizarro por su falta de seriedad, ponderación, equilibrio y rigor en la labor que le encomendó la Mesa de Diálogos de La Habana. Su comportamiento es poco respetuoso del trabajo intelectual, y termina siendo una forma disimulada de censura.

Esto se evidencia en algunas de las declaraciones de prensa del señor Pizarro con posterioridad a la entrega del Informe, entre los cuales podemos citar la siguiente: “las Farc pensaron que el relato histórico de esta comisión iba a favorecer su mirada, de una guerrilla víctima del terrorismo de Estado, que los había obligado a empuñar las armas para resistir y que, por tanto, su levantamiento era legítimo. Pero las Farc fueron sorprendidas porque algunos de los ensayistas controvirtieron ese relato histórico”. (Citado en Hernán González Rodríguez, “Causas y orígenes del conflicto”, El Espectador, 26 de febrero de 2015, disponible en http://www.elespectador.com/opinion/causas-y-origenes-del-conflicto-columna-546504).

Esta afirmación poco ponderada genera la impresión que la visión dominante sobre la historia contemporánea de Colombia es la de la insurgencia y no la del Estado y las clases dominantes y por eso se presenta como un éxito que algunos de los ensayistas reprodujeran la versión oficial, que niega el terrorismo de Estado. Pero lo que oculta conscientemente el señor Pizarro en su falsa relatoría es que mi postura –en contravía de las versiones dominantes de académicos y violentologos ligados al Estado y a las clases dominantes– se centra en analizar la contrainsurgencia y el Terrorismo de Estado predominante en Colombia, como elemento sustancial del comportamiento del bloque de poder contrainsurgente. En este sentido, el Estado, las clases dominantes y sus violentologos fueron sorprendidos con otra visión sobre los orígenes, causas y factores que explican el conflicto armado en Colombia, en la que precisamente el Estado colombiano, sus Fuerzas Armados y los Estados Unidos no salen bien parados. Entre otras cosas, eso explica el silenciamiento por los medios periodísticos y sus columnistas de cabecera de esa visión crítica y alternativa a las miradas convencionales sobre la historia reciente de Colombia.

Finalmente, en la actitud de Eduardo Pizarro de desconocer los aportes que yo hice a su propuesta de “relatoría” encuentro que se manifiestan dos elementos propios de la antidemocracia colombiana, como son la arrogancia de los poderosos y el desconocimiento de la palabra empeñada. Arrogancia de los poderosos porque aparte de que este personaje hacia ostentación continua de su carácter de Embajador ante los Países Bajos (Holanda), a la larga actuó de la misma forma que lo hacen todos aquellos que tienen una pequeña cuota de poder (un micropoder) en Colombia y que consiste en no escuchar a los que carecen de poder y pisotear sus apreciaciones, como si no tuvieran el más mínimo valor. Desconocimiento de la palabra empeñada, puesto que igual que el Presidente de la República cuando le conviene echa por la borda los pactos existentes, convierte su palabra en papel mojado y suspende en forma inconsulta y unilateral los diálogos de La Habana, lo mismo hace su subalterno Eduardo Pizarro al no respetar los acuerdos establecidos.

Resultan insoportables los medios antidemocráticos y poco pluralistas del señor Pizarro, quien, con una gran dosis de cinismo, en los medios de comunicación del poder (RCN, Caracol, El Tiempo, Semana) figura como el campeón de la democracia y el pluralismo, así como el portaestandarte de una supuesta responsabilidad moral, política e intelectual. ¿Será que tenemos que aceptar, de la misma forma que lo hace el gobierno -cuándo a su acomodo y en forma arbitraria deja de cumplir su palabra y suspende las conversaciones de paz- que uno de los relatores no respete la palabra empeñada? ¿Eso es lo que nos espera en el futuro, un absoluto irrespeto de los acuerdos firmados?

Renán Vega Cantor. Miembro de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas

Del 21 al 23 de febrero la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas (CONPI) realizó la I Escuela de Formación Política y Organización “Fabio Piraza” con el Pueblo Wuanaan, en Santa María de Pángala, departamento del Chocó. Sus participantes nos relatan las importantes discusiones que se dieron.

2015/ Marzo 3/ CONPI/ Por: Participantes de la Escuela

I ESCUELA DE FORMACION POLITICA Y ORGANIZACIÓN
“FABIO PIRAZA”

Pueblo WUANAAN – Santa María de Pángala – Chocó
21, 22 y 23 Febrero de 2015

“La Escuela de Formación ‘Fabio Piraza’ nos ha dejado muchas enseñanzas: La unidad, a interesarnos por investigar, tener amor a la sabiduría, a conocer nuestra propia historia porque de lo contrario seguiremos siendo esclavizados”.

La Marcha Patriótica y la CONPI –Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas–, son movimientos sociales que integran organizaciones populares con un pensamiento de transformación definitiva, en pro del cambio del aparato estatal y del manejo del modelo económico de la burguesía que ha venido dirigiendo desde hace muchísimo tiempo el exterminio y etnocidio total.

Son una propuesta alternativa de concientización del pueblo más marginado, de los grupos minoritarios indígenas, campesinos, afros, entre otros; que busca desvendar la conciencia de  los pueblos, para que reclamen sus derechos vulnerados por más de varios siglos, con el fin de fortalecer las organizaciones populares  locales en aras del desarrollo de las comunidades de base.

Así mismo conocimos la Plataforma de lucha de Marcha Patriótica y la necesidad de respaldar el proceso de paz que se lleva en Cuba para construir un país democrático con Paz y Justicia Social.


Hablemos de Comunicación

“Alejarnos de los grandes medios de comunicación como caracol, RCN, porque ellos desinforman, no están al servicio del pueblo, son unos monopolizadores y lo único que les interesa es el dinero, se burlan y crean lastima ante el sufrimiento del pueblo.”

-comunicación popular: Es la comunicación del otro (pueblo), es la realidad que nos permite vivir en convivencia, generar diálogos, acercamientos, propuestas en común con el otro para el alcance de soluciones a nuestras problemáticas, la comunicación fomenta la Paz y conciencia.

También está la comunicación alternativa local para la publicación real de las problemáticas de las comunidades.

-Es una comunicación de doble vía constante con las demás organizaciones de base. Se ha mostrado el medio de comunicación masivo que es manipulado por los que tienen recursos para defender sus intereses económicos del gobierno y el estado.

-Los medios de comunicación privados no defienden la realidad que pasa en la sociedad local, regional, nacional, si no lo que les conviene mostrar.

En Participación política

-La política es un elemento de participación en las corporaciones del estado y demás entes estatales y locales.

-Conocer las herramientas de la carta magna de la constitución política de 1991, donde se plasma algunos artículos que refieren a los derechos que tienen los pueblos indígenas, afros y campesinos.

-Conocer nuestros derechos y deberes y el de poder participar.

- También se conoció la forma de elección popular a nivel por voto abierto, cerrado y preferente, donde se hizo el ejercicio como se saca el umbral, curul, cifras repartidora etc.

¿Por qué la Importancia de conocer la consulta previa?

Para la protección de nuestra integridad, nuestro territorio, de nuestra cultura, nuestra  pervivencia como comunidades indígenas.

Algunas reflexiones

-“Pueblo que no tiene lucha, está destinado a repetir la historia de la esclavitud de hace 500 años atrás”

- ¿La unidad de los pueblos de lucha en Colombia es el poder de hacer que el  país cambie el modelo de gobernar? – Es el camino que el pueblo campesinado participe del cambio para que alcancemos un verdadera paz con justicia social.

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget