diciembre 2013
Abya Yala ACIN ACISC ACIT ACONC Acuerdo Final Afrocolombianos Afrofeministas Agencia Prensa Rural ALCALDE Alexander Escobar amazonia Amenazas America Latina ANZORC Arauca Arte para la paz ASCAL-G Asesinatos ASISC ASOCATA ASTROZONACAL AUTORIDADES TRADICIONALES Bakatá Bogotá Boletín Informativo Buenaventura Caldono Caloto Campesinos Capítulo Étnico Caquetá Catatumbo Cauca Cenpaz CESAR CESE BILATERAL Chocó Coca Sagrada Cocaleros Colectivo Juvenil Tulpa Caldono COLOMBIA Comunicados CONAFRO Congreso de los Pueblos CONPAZ CONPI Consejo Comunitario Consulta Previa Córdoba Corinto COVID19 CRIC CSIVI CULTURA Cumbal Cumbre Agraria Defensa de la Madre Tierra Defensor de DDHH Delincuencia Informática Denuncias Derechos Humanos Diálogos de paz ELN Eva Golinger Eventos FARC FENSUAGRO FEU Formación FORO FOSPA Frente Amplio Fuerza Pública Genocidio Gobierno Nacional Grupo Pijao Guajira Guardia Cimarrona Guardia Indígena Huber Ballesteros Ibagué Implementación impunidad Incauca Informes Instancia Especial con Pueblos Étnicos Intancia Especial con Pueblos Etnicos Internacional Jóvenes Justicia y Paz KWESX KXAW La paz Si es Contigo Líderes Sociales Luz Mery Panche Chocue Majayura Makaguan Marcha Patriótica Marcha Patriótica Cauca Marcha por la Paz María Jesús Pinto Masacre del Nilo Medio Ambiente Medios de comunicación Meta MOEPP movilizacion Mujeres Indígenas por la Paz Muralismo Nariño NASAS Natagaima Naya Ni una menos Nilo No más Abusos Norte del Cauca ONIC Opinión Organiación Popular organización estudiantil p Paramilitarismo PARO NACIONAL PAZ Paz en Peligro PCN Pioyá Pital PNIS Política Agraria Presidente de la Republica Prisioneros Políticos Protesta Social Pueblo Embera Pueblo Inga Pueblo Korebaju Pueblo Misak Pueblo Murui Muina Pueblo Nasa Pueblo Nuevo Pueblo Pijao Pueblos Indígenas PUPSOC Putumayo Quibdó Re-victimización Reconciliación REDDHFIC Relato REMAP Renán Vega San Vicente del Caguán Sucre Territorios interculturales TOLIMA Tomàs Gisbert Tulpa TUMACO Tumburao Unai Aranzandi Unión Patriótica UNIOS Valle del Cauca Videos Vigilia Por La Paz WAUNDEKO Wayúu Zona Veredal ZRC ZVTN

Es claro que el ejercicio del periodismo demanda conocer o acercarse a una interpretación responsable de la realidad. Y cuando ello ocurre, la presentación de los hechos debe ser cercana a esa interpretación, algo que no ocurrió si tomamos como medida de verificación los 660 casos de violaciones a los Derechos Humanos y los prisioneros políticos que hoy desconoce la opinión pública.


Click para ver el documental

2013/ Diciembre 16/ Alexander Escobar/

Durante el Paro Agrario y Popular el periodismo tuvo como reto cubrir su desarrollo desde el interior de los hechos, y no desde los costados de la versión oficial que niegan y tergiversan la realidad. El reto significó, por tanto, enfrentarse internamente como periodistas, es decir, interrogarse a diario no solo por la forma en que narramos los hechos, sino también preguntarnos sobre el porqué de la necesidad de hacerlo.


Lo última pregunta implica el derrumbe de la barrera imaginaria que separa al periodista del involucramiento con su realidad. 660 casos de violación a los Derechos Humanos cometidos por la Fuerza Pública, 837 detenidos, 21 personas heridas por arma de fuego, 52 casos de ataques indiscriminados a la población civil, y 12 manifestantes asesinados durante el Paro, hacen de esa barrera algo insostenible.

La barrera se vuelve imaginaria, puesto que el desconocimiento de estas cifras, la falta de difusión masiva para su debate público, demuestran que durante el cubrimiento la política editorial de las corporaciones mediáticas fue presentar el Paro desde los costados, y no desde el interior de sus protagonistas que hoy cuentan con varias decenas de prisioneros políticos en las cárceles colombianas.

Es claro que el ejercicio del periodismo demanda conocer o acercarse a una interpretación responsable de la realidad. Y cuando ello ocurre, la presentación de los hechos debe ser cercana a esa interpretación, algo que no ocurrió si tomamos como medida de verificación los 660 casos de violaciones a los Derechos Humanos y los prisioneros políticos que hoy desconoce la opinión pública.

Son estos hechos los que evidencian que la barrera imaginaria que algunos han denominado como “objetividad” o “imparcialidad”, dentro de un contexto de confrontación política e ideológica se torna insostenible, en tanto que es una guerra elevada y tecnificada a diario en el escenario mediático.

Es en este otro escenario de la guerra donde infinidad de periodistas han tomado partido por el lado de la injusticia. El Paro Agrario y Popular dejó clara esta situación. Pero por fortuna también dejó claro la existencia del periodismo independiente y el trabajo de los medios de comunicación alternativos y populares que se adentraron al interior de los hechos y sus protagonistas, haciendo evidente otras historias que los periodistas de la injusticia trataron de ocultar.

Dentro de este contexto político e ideológico términos como “objetividad” e “imparcialidad” se tornan, entonces, en chantaje y forma de control para impedir el involucramiento del periodismo en la defensa de los intereses colectivos de la sociedad. Sabemos que objetividad e imparcialidad no son política de los medios privados de comunicación convertidos, hoy por hoy,  en corporaciones mediáticas donde sus periodistas tergiversan y esconden la realidad de los hechos para favorecer intereses económicos y políticos de quienes gobiernan en contra del pueblo colombiano.

El periodismo no puede ser visto sin el periodista, o dicho de otro modo, sin el sujeto que de una u otra manera se involucra con su realidad, y que tomando partido por la injusticia o en contra ella, afecta su entorno por medio de las herramientas de su profesión. Por ello resulta ingenuo pensar que el periodismo nació por la necesidad de informar en forma desinteresada. Quienes informan o presentan un hecho siempre han tenido y tendrán un interés, y corresponde a la sociedad analizar si ese interés, y la forma como se presentan los hechos, son de condenar por la infamia que los define, o de aplaudir por la seriedad investigativa y el propósito de bien común para la sociedad.

Lo anterior es quizá la única forma posible de presentar el siguiente documental, porque, además de constatar las graves violaciones a los Derechos Humanos sufridas por los manifestantes, también nos sumerge en estos debates del periodismo que aún no terminan. A ustedes les va a pasar lo mismo lleva por nombre esta producción audiovisual, fruto del cubrimiento realizado por la Comisión Departamental de Comunicaciones de la Marcha Patriótica y la Red de Medios Alternativos y Populares (REMAP).

De inicio a fin acompañamos el Paro Agrario y Popular en el Valle del Cauca, lo cual significó que el 70% de nuestros equipos fueran robados por la Fuerza Pública y que seis de nuestros compañeros terminaran detenidos. Estas y otras violaciones a los Derechos Humanos, todavía más graves, quedaron registradas en el siguiente documental, con imágenes inéditas que constituyen un testimonio para la memoria de un país que requiere cambios profundos en su estructura para finalizar la guerra y dar inicio a la Paz con Justicia Social.

Colombia, 2013. 32 min.


Producción: Mesa Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo (MIA) del Valle del Cauca. Cubrimiento y realización: Comisión Departamental de Comunicaciones Marcha Patriótica, Red de Medios Alternativos y Populares (REMAP). Guión y edición: Alexander Escobar. Caricatura: Vladdo. Música: La Sancocho Orquesta. Archivo: Independencia TV, Radio Independencia, rpaSUR, Punto Crítico, Cable Noticias, Hispan TV, La Sancocho Orquesta, Red de Derechos Humanos ‘Francisco Isaías Cifuentes’, 90 Minutos, Noti5, CNC Palmira, CNC Tuluá, Súper Noticias del Valle, El País, Caracol Noticias.



El Paro Nacional Agrario logró acorralar al gobierno, la justeza de sus demandas y la potente movilización popular empujaron a Juan Manuel Santos y la clase dominante a tomar medidas extremas. La violencia física, la persecución judicial y la estigmatización fueron las herramientas que utilizaron para sembrar miedo en la población y afianzarse en el poder. Canción de cuna reconstruye a partir de los medios de comunicación, los pronunciamientos oficiales y los medios alternativos, los hechos ocurridos entre el 19 de agosto y el 12 de septiembre de 2013 en Colombia. 

Independencia TV

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget