0
Desde CENPAZ reproducimos comunicados de CONAFRO y UNAFRO procesos que articulan con nuestra Coordinación Etnica Nacional de Paz CENPAZ, en el sueño de tejer desde los territorios indígenas, negros, campesinos y urbanos una Colombia que supere la larga noche de los 500 años y la guerra moderna. 

“Sembrando futuro en Norte de Santander” COMUNIDADES NEGRAS, AFROCOLOMBIANAS, RAIZALES Y PALENQUERAS DE NORTE DE SANTANDER CONAFRO EN CONTEXTO COVID-19

“El racismo también incide en la pandemia” Pese al reconocimiento constitucional de Colombia como un país pluriètnico y multicultural y el amplio escenario normativo que marca la Implementación de políticas públicas y acciones afirmativas para el pueblo Negro, Afrocolombiano,
Raizal y Palenquero, su desconocimiento y los escasos recursos destinados han conducido a que ésta población siga siendo víctima de una discriminación estructural generalizada, situación que es crítica en el departamento Norte de Santander toda vez que las instituciones de orden público o privado cuando abordan el tema étnico, solo hacen referencia o visibilidad a los pueblos indígenas Barí y U´wa.

La segregación racial de personas Afrodescendientes víctimas del conflicto armado, de manera amplia desplazadas, les obliga a vivir en los barrios más pobres y en viviendas de escasa calidad, sin servicio de agua y saneamiento básico deficiente, pues la georreferenciación de éstas familias sólo para el caso de Cúcuta como la ciudad que mayor número de personas afro concentra, es hacia la
zona noroccidental y occidental de la ciudad, situación que contrasta con el mapa de pobreza multidimensional según información del DANE.

Consideramos que de las medidas anunciadas por el Presidente de la República, como es el aporte a los núcleos familiares vinculados al programa familias en acción, jóvenes en acción y colombia mayor, no todas las personas Afrodescendientes son beneficiarias de estos programas de política social y por ende su cobertura es insuficiente toda vez que no cuentan con empleo permanente y viven del trabajo informal, situación que se agrava por las obligaciones de arriendos, servicios públicos y alimentación digna que deben cubrir cada día.

En nuestras comunidades hay una alta tasa de personas mayores que sufren enfermedades cardio-respitatorias y asociadas al corazón, lo cual las hace altamente vulnerables, frente a ello hemos acatado las indicaciones de prevención emitidas por el instituto nacional de salud frente al lavado de manos frecuente, pero en ausencia de los elementos que se utilizan para ello como desinfectante de
manos a base de alcohol, agua o jabón, recurrimos a los saberes propios y tradicionales con elementos naturales que puedan reemplazarles.

La situación de salud se vio doblemente amenazada porque desde los últimos días del mes de Marzo el área metropolitana de Cúcuta y luego de manera extensiva algunos municipios de la región del Catatumbo permanecieron en un ambiente de humo denso que dificultaba la respiración y nos contaminaba permanentemente.

Nuestra situación de riesgo en territorio sigue siendo una tormenta dados los recientes acontecimientos sobre el homicidio de un joven a manos del ejército nacional en zona rural del Municipio de Sardinata y cuya relación se encuentra en el marco de las erradicaciones forzadas de cultivos que se realizan en la región.

Nuestras comunidades se encuentran asentadas en áreas de la región del Catatumbo, nuestros líderes han dejado de moverse en territorio por falta de garantías y ante el miedo de poner en riesgo su vida. Por ello es urgente que la UNP pueda dar respuesta a las solicitudes de estudio de riesgo de personas Afro de la región y otras que ya se les ha sido asignado un esquema cuyo vehículo es convencional y no garantiza un escenario de protección más eficaz como lo es un vehículo blindado, situación que le ocurre al compañero MARTÍN ALONSO CAICEDO CARABALÍ.

Hemos articulado un mecanismo de coordinación y liderazgo de los consejos comunitarios y organizaciones de comunidades Negras, Afrocolombianas, Raizales y Palenqueras, en aras de tener un consolidado de sus integrantes (nombre completo, número de documento, género y edad) y sus necesidades, además de que sea una estrategia de monitoreo en relación a contagios y una ruta
de comunicación y acción sobre cualquier actividad de atención o respuesta, pero a la fecha NO hemos recibido ninguna ayuda humanitaria de alimentos por parte del gobierno nacional o de los locales.

El proceso organizativo del pueblo Negro, Afrocolombiano, Raizal y Palenquero en Norte de Santander cuenta con diversas expresiones de las cuales cuatro de ellas tienen registro del Ministerio del Interior. Por esta razón se requiere que estas formas organizativas, en su calidad de autoridades etnicoterritoriales, estén de manera constante adoptando las medidas para afrontar diferentes escenarios por causa de la pandemia y en beneficio de sus comunidades.

RECOMENDAMOS:

1. Que las administraciones locales y la departamental garanticen la aplicación del enfoque diferencial étnico afro en las distintas respuestas de ayudas humanitarias y otras estrategias dirigidas a la población vulnerable cuyo fin primordial sea la vida digna y la seguridad alimentaria durante el aislamiento preventivo obligatorio decretado por el gobierno nacional. “Sembrando futuro en Norte de Santander”
2. Que las políticas de seguridad alimentaria sean definidas con relación al número de familias y personas que integren la comunidad (base de datos), incluida una aproximación territorial diferencial. Que identifique las necesidades de habitación y vivienda y de servicios públicos para prevenir la vulneración del derecho a la vivienda y evitar expulsiones o desalojos de familias Afrodescendientes por asuntos relacionados con el alquiler, pago de servicios públicos o deuda en sus diferentes modalidades de vivienda y alojamiento.
3. Que se configure un mecanismo o red de apoyo donde se identifiquen las organizaciones, líderes, lideresas, y personas representativas de las comunidades, incluidas las sabedoras y sabedores, mayores y mayoras para desarrollar una respuesta articulada ante el escenario de la pandemia. Es
pertinente identificar roles, responsabilidades, medios de comunicación y acción como parte del procedimiento de actuación a nivel departamental y local.
4. Que las autoridades de orden departamental y local establezcan comunicación asertiva con las expresiones organizativas del pueblo Negro, Afrocolombiano, Raizal y Palenquero para articular cualquier tipo de respuesta, de manera especial la que tiene que ver con ayudas humanitarias.
Ancestralmente,

YENIFER SAMIRA GARCÌA CASTILLO 3158611189 claseaparte3@hotmail.com

1 CONSEJO COMUNITARIO UNA NUEVA  ESPERANZA PEDRO DAVID SAA SOTO
CÙCUTA - CORREGIMIENTO BUENA ESPERANZA 
2 AFRODETI ALFREDO SINISTERRA TIBÙ
3 ASOAFRONURAPS MILEINA PINTO PUERTO SANTANDER
4 CHINAFRO GABRIEL ROLANDO DELGADO CHINÀCOTA “Sembrando futuro en Norte de Santander”
5 AFROZULIA GERSON ARANTE MINA SAA EL ZULIA
6 PON TU HUELLA AFRO ELENA SAYONARA LOZANO CÙCUTA
7 ASOAFRONOR JUAN MARTÌN MUÑOZ OCORÒ CÙCUTA
8 ASOFRODER PAULO CÈSAR NIEVES CÙCUTA - CORREGIMIENTO BUENA ESPERANZA
9 PCA MARTÌN ALONSO CAICEDO CARABALI CÙCUTA
10 SNEMS NODO VILLA DEL ROSARIO KEYLA DE LOS ÀNGELES ÀLVAREZ
AYOLA VILLA DEL ROSARIO
11 SNEMS MARIANA CASTILLO OROBIO LOS PATIOS
12 FECECN HAROLD AGRIPINO COLORADO GRANJA CÙCUTA
13 ACONENS AUTBERTO CAMARGO DÌAZ CÙCUTA
14 RAICES AFRO ELSA MALODY CHURTA RUA LOS PATIOS
15 ASODECOAFRO FRANCISCA SINISTERRA HERNÀNDEZ CÙCUTA - CORREGIMIENTO
AGUA CLARA
16 CENAFRO JOSE FERNANDO TAPIA ACUÑA CÙCUTA
17 AFRO LAS DELICIAS FRANCISCO BELLO BLANCO CÙCUTA
18 COAFROPAT ANTONIO SÀNCHEZ YARÀ LOS PATIOS
19 CONSEJO COMUNITARIO LA GABARRA ALEX LUBIT TORO ORTIZ
TIBÙ - CORREGIMIENTO LA GABARRA
20 CONSEJO COMUNITARIO QUILOMBO AFRONORTESANTANDEREANO
MARIANA CASTILLO OROBIO CORREGIMIENTO AGUA CLARA 


UNIDAD NACIONAL AFRODESCENDIENTE - UNAFRO AFECTACIONES DEL COVID 19 EN LAS COMUNIDADES DEL PACIFICO NARIÑENSE


La posible llegada y expansión del coronavirus COVID 19 a los territorios colectivos y ancestrales de
los consejos comunitarios ubicados en las subregiones telembí y Sanquianga, tienen preocupada a las comunidades negras y afrocolombianas que habitan en los municipios de Barbacoas, Roberto Payán, Olaya Herrera, el Charco, Mosquera, la Tola y Santa Barbara de Iscuandé del pacifico nariñense.

Las medidas de aislamiento preventivo y obligatorio tomadas por el gobierno naconal, departamental y municipal, son las mejores estrategias para evitar la propafgacion del COVID 19, pero al mismo tiempo no son son suficientes para garantizar la supervivencia de estas comunidades que se someten a suspender sus labores cotidianas minera y agropecuarias, como la unica fuente de ingreso economico lo cual afecta la seguridad alimentaria. Por otro lado, los grupos al margen de la ley con presencia en estos territorios imponen sus propias medidas de aislamiento poniendo en riesgo la vida de quienes no las cumplan.

Las autoridades etnicas que representan a los consejos comunitarios, las organizaciones de base de
segundo nivel y otras expresiones organizativas afros, en razon de su liderazgo comunitario, social
y en defensa de los derechos humanos han visto afectado elsostenimiento de sus familias al dedicar
la mayor parte de su tiempo en el acompañamiento a sus comunidades para evitar la propagación
del COVID 19, pero al mismo tiempo sienten temor de de sus vidas ya sea por el posible contagio de
esta pandemia o por su condición de lider o lideresa social en el territorio.

En el campo educativo la niñez y la juventud ven afectado su proceso de formación, pese al esfuerzo
que hacen los docentes en adaptandose a las condiciones que le ofrece el contexto, no existen los
medios tecnologicos ni de conectividad para desarrollar las clases usando las plataformas virtuales
que orienta el Miniterio de Educacion Nacional, la dispersión territorial aleja aun más a los
estudiantes de las facilidades que ofrecen las grandes ciudades.

En cuando a la prestación de los srvicios de salud, los territorios de los consejos comunitarios carecen de centros de salud deacuerdo a la población y los pocos que existen prestan servicios de primeros auxilios poco eficiente careciendo de las condiciones basicas de infraestructura, equipos medicos, medicamentos, personal capacitado para atender en primera instancia casos relacinados con esta pandemia, de igual forma la red de hospitales de las zonas urbanas que son de primer nivel no cuentan con las condiciones básicas para identificar, tratar y responder ante un contagio maxivo tanto sospechosos como comprovados de COVID 19, lo que obliga a la remision tanto de las pruebas como de los pacientes criticos a las ciudades de Pasto, Ipiales, Samaniego, Guapi, Buenaventura y Tumaco, lo cual pone en riesgo la vida de muchas personas o bien sea por falta de atención oportuna de esta pandemia o por situaciones como la ocurrida el dia 4 de abril en el atentado perpetrado a la misión medica que trasladaba a una paciente desde Barnacoas a Tumaco resultando asesinados y calcinados la paciente y el condcctor, quedando gravemente herido el acompañante y muy afectado el paramedico. 

Ademas, por las experiencias vividas en otros paise como en el Ecuador estos hospitales de mayor nivel colapsarían, por eso es urgente y necesario dar un trato diferencial en atención en salud a las comundades de estos territorios del pacifico nariñense declarando una emergencia estrema que facilite la adecuación de la red hospitalaria de estos munipios con servicios de Unidades de Cuidados Intensivos, equipos respiradores, recurso humano especializados y dotados, servicios de hambulacia terrestre, acuatica, aerea y agilidad en el envio y resultados de las pruevas efectuadas a los pacientes.

Publicar un comentario Disqus

 
Top